León.- Un aguacero y una falla en el suministro eléctrico ocasionó la suspensión del primero de la serie entre los Bravos de León y los Tigres de Quintana Roo, al dejar el terreno de juego sin posibilidades de albergar el partido.

La suspensión ocurrió al jugarse la parte alta de la tercera entrada en el estadio Domingo Santana, cuando hubo un bajón en la energía eléctrica, al tiempo que apareció una fuerte lluvia y relámpagos.

SE “SALVARON” LOS TIGRES

El juego estaba 1×0 a favor de León con jonrón solitario de Matt Clark, pero al no llegar a ser oficial el duelo, toda acción quedó sin valor; programandose doble partido para este miércoles en punto de las 17:15 horas.

Para el primer juego, el duelo probable es entre Marco Quevedo (1-0, con 6.52) por los Tigres y Jonathan Vargas (2-0, con 5.73) por Bravos; mientras que para el segundo están por anunciar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here