Cancún.- El líder de la porra y de la batucada de los Leones de Yucatán, Javier Samos, coincidió con los señalamientos hechos por aficionados e incluso uno de sus acompañantes en el juego del sábado pasado en Cancún entre los Tigres de casa y los melenudos, respecto a un mal trato y hostilidad por parte de personal de seguridad de la organización de bengala en contra del grupo que viajó desde Mérida a apoyar a los selváticos.

DESLINDE DE UN CONSTANTE ACOMPAÑANTE

En llamada a península deportiva, Samos también pidió aclarar que de las personas que se comunicaron con nosotros para dar a conocer lo ocurrido, ninguna es miembro oficial de la porra, aunque reconoció que sí forma parte del grupo, pues viajó con ellos para ese juego, como suele hacerlo en otras excursiones organizadas por ellos para ir a apoyar a los Leones.

Sí, es una persona que viaja en el camión, que nos acompaña a lo viajes, pero no es parte de nosotros, aclaró Samos al tiempo de deslindar a la porra que él encabeza de las declaraciones sobre la hostilidad (que no agresión física) de la que el grupo fue objeto por vigilantes que los expulsaron del parque “Beto Ávila” tras el quinto juego de la serie, cuando trataban de felicitar a los Leones a su salida hacia su camión.

Samos, quien a pesar de que ese aficionado (identificado en redes sociales como Ángel Robi) viaja con ellos constantemente dijo no tener “el gusto de conocerlo”, ratificó que una persona a la que dicho fan señaló como un hijo del ex directivo melenudo Wilberth Valle Acevedo, no es tal, como el propio ex presidente de los Leones hizo ayer.

“EL TORITO ES INOCENTE”

Asimismo, aclaró que si bien estuvo en el sitio de los hechos, el ex jugador de los Leones, y actual presidente ejecutivo de los Tigres, Fernando Valezuela Burgos, llegó al final de lo ocurrido y a parecer suyo, no tuvo injerencia alguna en lo sucedido, de tal manera que, prácticamente, lo deslindó. 

Empero, Samos señaló que los guardias que los invitaron a salir del parque sí venían con la consigna y orden de correrlos, y si bien nunca fueron agresivos física, ni verbalmente, sí terminaron corriéndolos, advirtiéndoles que de no hacerlo, la propia policía se encargaría de hacerlo.

Samos no lo dijo, pero para ello, los guardias debieron recibir, por supuesto, orden de una persona de jerarquía de la directiva de los Tigres, que él no identificó, y que hasta ahora, tampoco se sabe quién fue.

CASI LES ECHAN A LA POLICÍA

El animador añadió que una persona de la directiva “nos dijo que no podíamos estar aquí ( en un sitio por donde los Leones pasarían en la ruta a su autobús y tras ser reiterativo en ello”, se dio la vuelta y fue a buscar policías”.

Ante ello, él (de manera inteligente y brillante) pidió a todo el grupo, en el que estaban mujeres y niños, aceptar salir, a pesar de que no causaban daño o afectación alguna y evitar cualquier desaguisado mayor ya en horas prácticamente de la madrugada y en una ciudad como Cancún, hoy día, una de las más inseguras y violentas de México.

“LA CONSIGNA ERA SACARNOS”

“La consigna era sacar a la gente de los Leones del parque y a final de cuentas, hasta dos aficionados e los Tigres, ya borrachos, se liaron a golpes afuera del parque y ya viendo eso, pues nos subimos al camión e inmediatamente de regreso a Merida”, explicó Samos.

YUCATECOS DE SEGUNDA LES “REMENTARON” LA MADRE

Añadió también que “durante todo el juego nos estuvieron mentando la madre” (en las tribunas) por aficionados cancunenses, claramente de origen yucateco, a donde, eso sí, no llegaron ni vigilantes, ni policías.

“Yo le pedí a la gente que no reaccionaran, que los ignorasen, que incluso sonrieran, pues eso más les dolía y así, estuvieron durante todo el juego, friegue y friegue”, concluyó el mandamás de la porra de los Leones de Yucatán, quien se pronunció a favor de que la afición yucateca mantenga una actitud diferente, de civilidad y categoría (lo que distingue a esta plaza, de muchas o casi cualquier otra, comenzando por la de Cancún).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here