Culiacán.- Julio César Chávez jr., volverá, ahora sí al parecer, a la actividad, luego de más de dos años de semiretiro, el 10 de agosto, para enfrentar al colombiano Evert Bravo, en una plaza del Pacífico Mexicano.

Su reaparición podría ser en Puerto Vallarta, Lagos de Moreno, Jalisco, o en la fronteriza Tijuana en un evento que será transmitido por Azteca 7.

“EL CANELO FUE SU ÚLTIMO RIVAL”

Chavez Jr. (50-3-1, 32 KO’s), quien en alguna ocasión fue campeón mediano del CMB, peleará ahora en súpermedio.

Reaparecerá tras su derrota a manos de Saúl “Canelo” Álvarez en mayo de 2017 en Las Vegas, en una pelea de peso pactado.

julio-cesar-chavez-jr_1

Su oponente, Evert Bravo (25-10-1, 19 KO’s), es un púgil con experiencia, aunque y algo mayor (34 años de edad), y físicamente equivale a Chávez jr.

Peleó ya con gente de la categoría de Sean Monaghan, Junior Younan, Alfredo “Perro” Angulo.

Asimismo, con su paisano, el golpeador Roamer Alexis Angulo, quien lo desmanteló en menos de un round en el Polifórum Zamná de Mérida, Yucatán.

QUE AHORA SÍ SE PREPARÓ BIEN

La empresa Zánfer, que maneja los destinos de “Julitín”, reportó que el junior, ahora sí, tuvo una intensa preparación de más de tres meses en Tijuana.

Allá entrenó, ni más ni menos que bajo las órdenes del reconocido y muy respetado caballero Rómulo Quirarte.

El primogénito de Julio César Chávez dice que está plenamente motivado para dar, ahora sí, todo de sí mismo.

El sinaloense, tipo valiente y fuerte, con algo de pegada, se ha distinguido por ser, precisamente un junior del boxeo.

Si bien el nombre y apellido de su legendario padre le fue útil en el inicio de su carrera, le representó posteriormente una pesada loza por incumplir las expecttivas que ello generaba.

Chávez jr. fue campeón mundial de los medianos, título que tuvo poco tiempo, pero que le significó, al perderlo, el que quizás haya sido el mejor desempeño de su carrera.

Ello sucedió el 15 de septiembre de 2011, en el Thomas & Mack Center de Las Vegas, en el mejor round de su vida boxística, el 12.

Esa noche, logró conectar al argentino Sergio “Maravilla” Martínez, quien tras superarlo en al menos 10 de los 11 episodios previos, sucumbió ante sus puños yéndose a la lona.

Chávez jr. , desesperado, sin idea, buscó el golpe de nócaut definitivo, en vez de abrumar a su rival y forzar al réferi sudafricano Stanley Christodolou, a decretar el nócaut técnico.

Allá quedó claro, que si bien llevaba la sangre de su padre, los genes boxísticos no le llegaron completos para imitar la hazaña que aquél había logrado 21 años antes ante Meldrick Taylor bajo esas mismas circunstancias.

Nota recomendada:

“Julito” me va a causar un infarto por “valemadrista”: Chávez papá

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here