Mérida.- El campechano Ismael “Makanaki” Castillo lanzó esta tarde gran serpentina que, respaldada por el bateo de sus compañeros, guió a los Diablos Rojos de la Bojórquez a un amplio triunfo de 14×5 sobre los Venados de la Universidad Marista, para que la serie quedase empatada.

Castillo y una implacable ofensiva de 13 imparables le dieron el triunfo a los pingos en la conclusión de la tercera jornada de la Liga Meridana de Béisbol, en el campo “Miguel Cardeña Blanco”, casa del equipo infernal.

LIDERATO COMPARTIDO

La paliza de los “kisines” coronó su retorno al liderato de la clasificación general, que ahora comparten con sus víctimas y los Senadores de la Morelos, al registrar los tres equipos marca de 3-2 en ganados y perdidos.

Puede interesarte:

Los Diablos de la Bojórquez líderes “pereches” de la Meridana

Los dirigidos por Salvador Arellano salieron decididos a desquitarse del revés sufrido un día antes desde el primer inning, y con tres carreras, madrugaron el pitcheo de Randy Lara, a la postre derrotado, para irse arriba en la pizarra 3×0.

Los Diabos conjugaron una base por bolas, seguida de un doble y par de sencillos remolcadores, de Yasiel Agete y Carlos Morales, y producción de Luis Pereira, en jugada de selección, para dejar su sello en ataque en la primera entrada.

Lara superó ese complicado momento inicial con escón de ponchados pero ya tenía encima una pesada carga de tres anotaciones.

Sin embargo, Lara, después de otorgar su segunda transferencia de la tarde, hilvanó una cadena de nueve retirados en fila, hasta la base por bolas a Lorenzo Dzib en la cuarta entrada, que resultó productiva para los Diablos, que pisaron la registradora en seis ocasiones.

El tercer episodio selló el destino del juego y del abridor de la Marista, ya que sólo pudo dominar al primero de esa tanda.

Con la casa llena, el cubano Albert Lara atizó doblete con el que el “infierno” quedó limpio y provocó la salida de Lara.

Su efímera labor, en tres entradas y un tercio, fue de siete carreras, cinco hits, tres bases por bolas, un golpeado y cuatro ponches.

El pelotazo lo recibió, en la cuarta tanda, Obed Buenfil quien salió del juego para recibir atención médica en un hospital. Los reportes de su estado de salud fueron favorables.

Lo relevó Rodrigo Sánchez, quien llegó con la brújula extraviada, ya que obsequió tres bases por bolas consecutivas.

Una de ellas, para Luis Pereira, propició de “caballito” la cuarta carrera, de la media docena que anotaron los kisines en el juego.

Sánchez al fin pudo dominar a Aarón Olivera con un rodado a la segunda colchoneta, pero el pecado de Mauricio Aguilar, permitió las dos carreras que anotaron Yasiel Agete y Carlos Morales, las que coronó el jugoso racimo.

La fiesta en el “infierno” continuó en la quinta entrada, al timbrar en 3 ocasiones con sendos remolques, producidos por hits de Agete y Morales.

El mánager de los Ciervos, Luis Navarro, le pidió la pelota a Sánchez y llamó al zurdo Orlando Ortiz, quien admitió elevado de sacrificio de Luis Pereira.

Mientras sus compañeros “chamuscaban” el pitcheo de la Marista, el “Makanaki” Castillo dictaba cátedra desde la lomita.

En las primeras seis entradas, sólo permitió un par de imparables, de Rodrigo Uicab, y su magia terminó en el séptimo episodio, cuando los Venados se sacudieron el baño de cal.

Dobles de Leo Ramírez y de Francisco Espadas, con intervalo del segundo tercio fuera, terminó con el collar de argollas que el lanzador campechano les tenía colgado a los ciervos.

Su labor en siete episodios fue de una carrera, cuatro hits, tres bases por bolas, con siete ponches.

Lo relevó Miguel Herrera, quien en la octava entrada permitió jonrón de tres carreras de Eliseo Aldazaba y Luis Montero lanzó el noveno episodio pero su serpentina salió raspada al admitir imparable productor de Rodrigo Uicab, su tercero del juego.

Los mejores bateadores por los Diablos fueron Albert Lara, de 4-3 con tres producidas; Yasiel Agete, de 5-2 con par de remolques; Carlos Morales, de 5-3, con una impulsada.

Asimismo, Luis Pereira, de 2-0 con tres producidas y Fernando Castillo, de emergente por Pereira, remolcó una con imparable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here