Mérida.- No fue una derrota tersa la de los Bombarderos de Izamal, ayer en el campo de Lucky Seven, donde después de ir ganando el juego hasta la séptima entrada sobre los Castores de Mérida, el mundo se les vino encima al ceder el empate y, luego, en la octava entrada, seis carreras que sentenciaron su derrota de 1-7 en el primero de la semifinal de la Liga Naxón.

A continuación, escenas del estrepitoso derrumbe de los Bombarderos a quienes la pólvora les había sido “mojada” por Óscar Rivera y, según ellos mismos, por el umpire Roberto Díaz a quien se le fueron con todo y al que le gritaron con todo, causando expulsiones del cuerpo técnico y hasta casi un choque con el serpentinero dominicano Joffrey Martínez.

A continuación, escenas de lo ocurrido ayer en el campo de Lucky Seven.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here