BARCELONA.-
A pocas horas de la ceremonia de inauguración del mundial de natación en
Barcelona, el equipo de clavados de México última su preparación con aparente
calma y confianza, y también unas vistas privilegiadas sobre la imponente
ciudad mediterránea: desde la piscina municipal ubicada en la loma norte de la
verde montaña de Montjuic.

“A
los atletas les gusta mucho esta piscina, pues tiene unas vistas muy bonitas y
las condiciones son excelentes. Físicamente se encuentran bien y el ánimo es
muy bueno”, comenta Iván Bautista, preparador, entre otros, de Iván García
y Germán Sánchez.

La
dupla, que consiguió la medalla de plata en la modalidad de plataforma de 10
metros sincronizados en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012, es una de
las grandes esperanzas de México para subirse a lo alto del podio en Barcelona,
así como lo son también la ganadora del bronce en los 3 metros trampolín, Laura
Sánchez, y el tándem formado por Paola Espinosa y Alejandra Orozco, quienes
añadieron otra presea de plata, también en los 10 metros sincronizados.

En
jornadas calurosas con temperaturas rondando los 30 grados Centígrado, los
clavadistas repiten ejercicios sin descanso en sesiones de mañana y tarde,
conscientes que cada salto cuenta en el afán por duplicar éxitos pasados. Y
más, tras el insuficiente balance de García y Sánchez en la pasada Universiada
de Kazán hace poco más de una semana, cuando se debieron conformar con el
bronce, sin acabar de convencer a Bautista.

“Me
quedaron a deber estos chicos, pero están preparados y muy ilusionados con
hacer un buen mundial. Tenemos un nuevo clavado preparado para la ocasión y la
ilusión es grande. La presión también, y más ahora que México está cosechando
campeones en varios deportes. Pero ya la había en Londres y nos fue muy
bien”, explica el preparador.

En
una nutrida expedición, destaca la presencia de la joven Alejandra Estrella, de
apenas 14 años; pero pocos se muestran tan abiertamente alegres como Laura
Sánchez, quien llegó a dudar seriamente de su presencia en Barcelona tras
lesionarse el hombro.

“Llego
contenta porque nunca me imaginé que fuera a tener esta posibilidad, y más en
dos pruebas, que era algo importante para mí. Me operaron en noviembre y no
pude tirar clavados hasta febrero. Hemos tenido que apresurarnos para llegar,
complementando la preparación física con los ejercicios técnicos. Pero hasta el
momento ha dado resultado y esperamos que así siga. No siento nada de dolor y
ahora toca disfrutar, porque no siempre se puede vivir un Mundial, y menos en
Barcelona”, señaló Laura.

La
ciudad, engalanada para la ocasión, inició hace tiempo la cuenta atrás y, como
la totalidad de sus 2.300 atetas participantes, pule detalles de cara a la
ceremonia inaugural, que se celebra a las 21:45, hora española.

Las
pruebas varoniles y femeniles de 5 kilómetros en aguas abiertas proclamarán los
primeros medallistas en la mañana del sábado, en que también iniciaran la
natación sincronizada, con final de individual técnico en la tarde, y los
clavados, que vivirán sus primeras finales en la categoría de 3 metros
sincronizados femeniles.

Será
la primera ocasión de brillar para Laura Sánchez, quien forma dupla con Arantxa
Chávez y ya sabe lo que es saborear el éxito en la capital catalana, donde
logró la medalla de bronce hace precisamente una década, junto a Paola
Espinosa, en el mundial de 2003.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here