Por Angel Villegas del Diario Respuesta

Cancún.- A diario realiza una incansable labor en su gimnasio ‘World Champion’, donde recibe a infinidad de jóvenes con problemas de adicciones o que están involucrados en el pandillerismo.

Nos referimos a Celestino Castro, el exitoso manager y recientemente distinguido como ‘Mejor Referí’ en 2012 por la Comisión de Boxeo de Cancún.

Castro es referí profesional, perteneciente al Consejo Mundial de Boxeo, uno de los seis entrenadores certificados a nivel nacional, el único en el estado, por la Federación Mexicana de Boxeo de Aficionados.

En entrevista, afirmó: “Los logros son de la familia ‘World Champion’, pero en general, fue un buen año. Tenemos un semillero muy grande, aquí, muy bueno. 

“No hablaré de más, pero tengo a dos que estamos preparando para ser campeones, me refiero a Erick Gamboa y Henry Balcazar, quienes van con todo para el próximo año”, admite.

En efecto, Celestino ha logrado, además de forjar a grandes campeones, auténticos guerreros de la vida, quienes en su pasado se refugiaron en el alcoholismo y las drogas. Ahora, el presente de esos jóvenes es diferente, pues tienen razones para vivir y mejor todavía, convertirse en figuras del exigente pero apasionante mundo del deporte de los puños.

“Esos son los principales logros que hemos obtenido cada día, rescatar a esos jóvenes que están perdidos y desorientados con tal de llevarlos por un mejor camino, hacerlos ciudadanos de bien.

“Esto lo hice, en parte, por mi hijo Celex, estaba muy pequeñito, y un día, recuerdo muy bien, le iban a tirar una pedrada y fue cuando dije ‘voy a poner un gimnasio y buscar jóvenes valientes, que así como se portan en la calle quiero me respondan arriba del ring, a ver si son igual de valientes'”, consignó.

Y remata: “Empezamos con tres y ahora llegan arriba de doscientos jóvenes; aproximadamente hemos rescatado a 75 que ahora ya están en escuelas o trabajando”.

DISCIPLINA, LA CLAVE

En la Región 96, donde está ubicado este conocido recinto, que alberga a chicos y chicas con muchos sueños e ilusiones de ser excelentes deportistas y mejor personas, no existe la vanidad, no hay egos ni envidias, al contrario, hay mucho compañerismo y disciplina, hay ganas de crecer, de ser alguien en la vida.

“No hay de otra que la disciplina, eso es lo mejor para que no anden drogándose o emborrachándose, en fin, para alejarlos de la calle”, apunta.
Castro nunca se imaginó ‘tener este éxito con el gimnasio’, sin embargo, sus enseñanzas y filosofía de vida le han redituado grandes satisfacciones, como él mismo relata.

“Un día, aquí, llegó el más maleante de la Región 96. Lo traje, platiqué con él, me dijo ‘me voy a ir a estudiar a Canadá’, y sí, se fue a Canadá. Ahora, habla tres idiomas, está trabajando, le va muy bien y está en una congregación.

“Cada acción mala que hagas abajo del ring te las cobra la vida arriba del cuadrilátero, no te puedes revelar tan fácil en este deporte. El boxeo es muy completo, por eso es que me dedico a esto”, manifiesta emocionado.

Justamente en la Región 96, púgiles del conocido gimnasio festejaron su tradicional posada.

“Es una gran alegría que estemos aquí, reunidos como la gran familia que somos para celebrar las fiestas navideñas con nuestra posada, que ya es toda una tradición”, dijo Castro en un sencillo pero emotivo discurso que dirigió a los presentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here