México.-Henry Martin no tuvo piedad esta noche de su ex equipo, los Xolos de Tijuana, el once que lo trajo para su exitoso concurso en la Primera División del Fútbol Mexicano, y con dos goles echó las últimas paletadas de tierra sobre la tumba de las aspiraciones de los fronterizos en el Torneo de Copa que cayeron 0-4 ante el yucateco y las Águilas del América.

Con el triunfo, el mejor equipo en la historia de México, eliminó a “los perros pelones” y avanzó a la final del torneo donde esperan rival entre los Bravos de Ciudad Juárez y los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El estratega azulcrema Miguel Herrera dejó en claro previamente que, este semestre, el título del torneo de Copa sería tan importante para ellos, como el bicampeonato en el de Liga, por ser un trofeo que se les ha negado desde 1974.

Las Águilas se situaron a un sólo partido de conseguir el primer objetivo. Esa última prueba, antes de la consagración, podría ser ante Pumas o Juárez FC, dependiendo el equipo que avance esta noche.

Por tercer partido consecutivo, los pupilos del ‘Piojo’ se adelantaron en el marcador desde antes que el reloj marcara los cinco minutos. El tanto fue obra de José Guadalupe Hernández, quien marcó por primera vez desde su debut en el Máximo Circuito. “Lupe” disparó al poste del portero Gibran Lajud en un tiro libre y acertó.

Los Xolos se presentaron en el encuentro cuando ya tenían un gol encima. La intención de los fronterizos fue la de buscar el tanto del empate de forma inmediata.

Su juego iba tomando forma hasta que Kevin Balanta se hizo expulsar de manera irresponsable, pisando a Guido Rodríguez al minuto 35’.

Cinco minutos después, el América capitalizó la superioridad numérica. Nicolás Benedetti y Henry Martín apretaron en la salida del rival, recuperaron el balón y el colombiano disparó al poste contrario del guardameta, logrando anotar el segundo de la noche.

Y HENRY REMMACHÓ EL TRIUNFO

Aunque todo se había resuelto en el primer tiempo, Henry Martín todavía se dio el lujo de convertir un doblete en los últimos cinco minutos del partido. El primero por la vía del penal y el segundo de rebote en un golazo que evidenció su profesionaliso y su actitud de nunca dejar de “perrear” el balón.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here