Mérida.- El gran púgil yucateco Miguel Ángel Canto Solís disputó en una fecha como hoy, de hace 30 años, la última de las 18 peleas de campeonato mundial que sostuvo a lo largo de sus 13 años de carrera.

Canto subió por última vez a disputar el único cetro por el que siempre combatió, el mosca del CMB, la noche del domingo 9 de septiembre de 1979 en Seúl, ante el mismo rival que casi seis meses antes se lo había quitado: Chan Hee Park.

Si bien (y contra lo que erróneas versiones han citado) Canto perdió legítima y claramente el primer encuentro que sostuvo con el ex olímpico Park, en este desquite o segundo enfrentamiento, como era costumbre en él, se sublimó.

En una de las quizás cuatro o cinco mejores demostraciones de su carrera, el “Maestro” le dio un repaso al asiático al que desnudó y dejó en evidencia sin detrimento de su capacidad, algo que solamente alguien con su talento y capacidad pudo haber hecho.

Y ello quedó de manifiesto tres meses después, cuando saliendo como no favorito, Park liquidó, no sin antes un buen susto al más potnte golpeador de esa era en los pesos chicos, “Guty” Espadas.

A finl de cuentas, Park retuvo la corona por segunda ocasión con un empate injusto, favorecido por un paisano suyo que lo vio ganador y, sobre todo por el neófito (por decir lo menos) réferi italiano Angelo Polleti, famoso por ponerse de “galán” a las plazas a donde era asignado y donde infaltablemente le iba bien en ese sentido.

El réferi yucateco, José María Escalante Marín (quien habia votado en contra de Canto en la primera pelea), le dio ahora sí una clara ventaja, como correspondió a la realidad.

Canto, por cierto, fue derribado en el quinto episodio de ese pleito y se levantó a la cuenta de tres, para remontar y darle a Park lo que terminó siendo una paliza e incluso debió haber terminado por kot (nócaut técnico) por las heridas del asiático en el rostro.

Mucho, se cree, influyó en el veredicto el temerario anuncio que hizo horas antes de la pelea, en el pesaje (en ese entones ese trámite era hecho ocho horas antes del inicio de la función, a diferencia de ahora que se favorece a los púgiles que “roban” peso) el mánager de Canto don Jesús “Choláin” Rivero.

Famoso, no sólo por su enorme capacidad como estratega, sino por su carácter fuerte y frontal, sobre todo en esa época contra el presidente del CMB, José Sulaimán, “Choláin” anunció que en caso de reconquistar el título, renunciarían al mismo ipsofacto por las diferencias que él y no Canto, matenía con el polémico dirigente tamaulipeco de origen libanés.

Finalmente, Canto demostró que era mejor que Park, que era el mejor de su época y de muchas y se bajó para siempre de la competencia mundialista no sólo con dignidad, sino haciéndolo a los ojos de todo el mundo superando al considerado como mejor.

Miguel, en esa pelea, completó un récord que, al parecer, ya no será superado y que fue de haber completado la mayor cantidad de peleas de 15 rounds con 17.

Solamente una de sus 18 peleas titulares acabó por nocaut; la que fue su segunda defensa, ante el japonés Jiro Takada, en 1975.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here