New York.- Pernell Whitaker, el hombre que ratificó durante las décadas de los 80´s y los 90´s la acepcion boxística de “zurdo apestoso”, murió ayer domigo en su natal Virginia.

Su deceso ocurrió como víctima de un accidente de transito, que cobró su existencia a los 55 años, enviando a la tumba a uno de los más efectivos pesos ligeros de la historia moderna.

Whitaker falleció en Virginia Beach. El boxeador estadounidense logró ceñirse los cinturones de campeón en cuatro categorías distintas antes de su retiro en 2001.

La noticia de la muerte fue adelantada por el medio estadounidense TMZ Sports, que cita fuentes policiales de Norfolk, la ciudad natal de Whitaker.

GANÓ TODO COMO AMATEUR Y TODO COMO PROFESIONAL

“Sweet Pea” fue boxeador olímpico, medallista de oro en Los Ángeles 1984 y ganó 201 de 214 peleas como amateur.

Fue monarca del mundo, profesional, en cuatro distintas categrias, iniciando en la de los ligeros.

Tabién “gobernó” mundialmente en las divisiones de súperligro, wélter y súperwelter, a pesar de que era de estatur reducid (no llegaba ni al 1.70 metros).

Como profesional,  acumuló 40 victorias en 45 combates, incluidas 17 antes del límite.

Pernell Whitaker tuvo capítuos polémicos conta boxeadores mexicanos.

El primero de ellos fue cuando perdió el invicto y la opotunidad de coronarse campeón mundial de los ligeros en 1988 en París contra el sonorense José Luis Ramírez.

Fue una pelea, cuyo veredicto no gustó un un buen sector de la prensa, sobre todo la estadounidense que consideró que el moreno ganó.

Empero, siendo realmente objetivos, el mexicano ganó ese pleito al no poder ser superado por el moreno.

Y es que Whitaker no lució mejor, sino que complicó, como era su costumbre, el desempeño de su rival y deslució la pelea, sin mostrar ser mejor que el monarca.

Tiempo después siendo ya Whitaker campeón de los ligeros de esa misma version (CMB), le dio el desquite a Ramírez.

Entonces, si, lo superó ahora sí, sin duda, en su casa en Norfolk.

Esa, por cierto, fue la primera pelea en la que el “Zurdo de Huatabampo” subió al ring sin su recién fallecido mánager, Ramón “Zurdo” (también) Félix.

OBSEQUIO EN EL ALAMODOME

Luego, en septiembre de 1993, en San Antonio, le dio la oportunidad a Julio César Chávez de disputarle el cetro mundial wélter (que JC nunca pudo ganar).

“Sweet Pea” (“Chícharo Dulce) le dio una clase de boxeo, cacheteándolo y dejándolo en evidencia, y a la gente sin duda de que él había ganado.

Puede interesarte:

El Polifórum Zamná, 32 años de “romance” con el boxeo

Empero, siendo Chávez, para entonces, el boxeador que “más vendía”, los jueces le obsequiaron un empate.

Ya Chávez, quien en esa pelea subió con la actriz Thalía a su esquina, mostraba signos de decadencia, principalmente por su manera antideportiva de vivir.

De ell no hubo duda  meses después por “cortesía” de Frankie Randall, quien le quitó, ahora sí, de manera más clara y contundente  el invicto.

Eso sucedió en el estreno de MGM como Arena de Boxeo el 29 de enero de 1994.

Otro mexicano con el que también combatió fue el mexicalense Jorge “Maromero” Paéz, al que derrotó por clara decisión.

Whitaker  fue un estelar de todos los tempos, habría no sólo competido, sino ganado en cualquier era del boxeo.

Y si bien no fue popular por su manera opaca, avara, tacaña de combatir, en la que aseguraba su triunfo a costillas del espectáculo, merece que lo recuerden como un gigante del boxeo.

Fue un boxeador intuitivo, lo que le permitía tener y ejercer un gran sentido de la distancia, estando siempre a la expectativa de defenderse.

Poseía grandes, superlativos relflejos, magnífico juego y resorteo de cintura y sensacional juego de piernas.

Fue un boxeador qu combinaba su gran capacidad boxística, con muy buena técnica, mucha fortaleza.

Si esas caracteristicas hubieran sido acompañadas, no de pegada, sino de al menos una regular vocación ofensiva, le habrían permitido ser no sólo una figura de todas las épocas, sino, además, un boxeador soñado y querido.

Como fuera, con su claroscuros, con pasión o no hacia su persona, merece estar en el máximo nivel del recuerdo de los fans del boxeo mundial. (Quepd).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here