Los Ángeles.- La primera dupla de pare e hijo en ser campeones mundiales de boxeo en la historia, Gustavo Hernán “Guty” Espadas Cruz y Gustavo “Guty” Espadas Espinosa fue exaltada este día al Salón de la Fama del Boxeo de California en una lucida ceremonia en la que, emocionados, recibieron sus reconocimientos y recordaron, junto con una nutrida asistencia, los mejores momentos de sus brillantes carreras, algunos de ellos en este estado estadounidense.

Emocionado, “Guty” sr. hizo gala, como en sus mejores épocas, de su buen manejo como orador, al dirigirse a los asistentes que, junto con él, vieron, escenas de su coronación el 2 de octubre de 1976, en el Sports Arena de esta ciudad ante Alfonso López.

Ataviado con elegante traje obscuro, al igual que su espigado retoño, Don Gustavo sr. fue aplaudido en el estrado tras concluir su emotiva intervención en la que con sus palabras, directas, anecdóticas, bien articuladas, emocionadas, pero sin jamás “quebrarse”, conquistó al público asistente, así como sus puños lo hicieron hace poco más de 42 años con el título mundial mosca de la AMB.

De pie, los asistentes lo aplaudieron y vitorearon como en aquellos años de gloria que fueron replicados de nuevo en California, a donde el peequeño hombre, de gigantesco corazón de Mérida, Yucatán, regresó para reeditar sus grandes peleas como la que tuvo ante López y otras como contra el nicaragüense Álex Santana, el filipino Franco Torregroza y el difícilísimo moreno de Las Vegas, Willie Jensen.

Ahí, a unos metros, de smoking, su máxima creación y sucesor, Gustavo “Guty” Espadas jr. también se dirigió al público, algunos de ellos que lo vieron pelear tantas y tantas veces en esta ciudad y en otras partes de Californía, donde venció entre otros a Agapito Sánchez (quepd), Prangky Mamuaya, Jesse Magaña, Ricardo Medina y Óscar “Vaquero” Maldonado, entre otros.

Ambos, padre e hijo, fueron aplaudidos y recibieron sus reconocimientos de parte de la dirigencia del Salón de la Fama del Boxeo Californiano que años atrás absorbió al de Los Ángeles, que en su momento dio cabida e indujo al también gran yucateco, Miguel Canto Solís.

Entre los presentes, el hombre fuerte del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en el sur de México y con fuerte presencia también en California, José Manzur Argüelles, los vió y disfrutó con ellos lo acontecido.

Manzur Argüelles, único yucateco presente en la ceremonia que no era familiar de los Espadas, se dijo contento por lo sucedido y por haber acompañado a ambos ex campeones del mundo en un evento como el de este día.

Fue simplemente sensacional, estoy muy contento de haber asistido, dijo el ex presidente de la Comisión de Boxeo de Mérida, juez y supervisor del CMB y persona allegada y de todas las confianzas del titular de ese organismo, Mauricio Sulaimán Saldívar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here