Madrid.- El Tribunal Constitucional de España anuló este jueves la prohibición, vigente desde 2010, de presentar espectáculos taurinos (corridas de toros) en Cataluña, y su principal ciudad, Barcelona, al considerar que afecta la competencia del Estado respecto de una fiesta declarada nacional.

Este día, el máximo órgano de revisión constitucional aprobó por ocho votos a favor y tres en contra la medida, que aclara que Cataluña puede regular las fiestas de toros siempre que sea con un objetivo específico (como proteger a los animales), pero no prohibirlos.

La ahora derogada medida surgió luego de la aprobación en julio de 2010 por parte del Parlamento de Cataluña de prohibir la fiesta brava considerando una iniciativa popular, avalada en ese entonces por la mayoría de la cámara que entonces votó con libertad de posicionamiento para los diputados de algunos órganos parlamentarios.

El resultado, en ese entonces, fue de 68 votos a favor, 55 en contra y nueve abstenciones, que entró en vigor en enero de 2012, y que en su momento causó gran revuelo entre la sociedad y la clase política de esa comunidad.

En aquel debate, que provocó enfrentamientos entre partidarios de la fiesta de toros y antitaurinos, se discutió no solo sobre la protección de los animales, sino sobre el rechazo que causa la tauromaquia en sectores independentistas en Cataluña.

Años después, ya en 2016, el Tribunal Constitucional sustentó su resolución en que la legislación catalana vulnera dos artículos constitucionales sobre competencia en festejos nacionales, así como en la declaración de la tauromaquia como bien inmaterial de interés cultural.

LA VERDADERA RAZÓN

La prohibición estuvo basada, principalmente, no en un sentimiento antitaurino generalizado en Cataluña, sino en uno, es ese sí compartido unánimemente por la población catalana de separarse de España, desapareciendo un elemento cultural imprescindible del país como la tauromaquia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here