Mérida.- Eduardo “Lalo” Torres tuvo un exitoso, aunque no ideal retorno en su reaparición de esta noche en la cancha fut-7, donde venció sin asomo de duda, por decisión unánime, al tabasqueño Orlando “Maromerito” Ramos en una muy buena y por momentos encarnizada, sorda pelea que prendió los ánimos y satisfizo a unos 500 asistentes en esa nueva arena que aprobó con calificaciones más que aceptables su estreno como recinto boxístico.

eduardo-lalo-torres-vencedor-de-orlando-maromerito-ramos-peso-ligero-gdu8-del-041116-en-merida

Bajo promoción de Max Boxing, Torres hizo no la mejor de sus peleas, pero sí una lo suficientemente corajuda para sumar los puntos que con justicia le dieron la victoria ante un Ramos que sorprendió al no sólo aguantar toda la ruta, sino dar buena pelea y poner en aprietos en más de una ocasión al pupilo de Julio  Tarragó que, como siempre “hizo su chamba” bajo el ring arengando, gritando y haciendo reír a los fans con sus “ocurrencias”.

Muchos, entre ellos nosotros, creíamos que Torres iba a vencer por la vía rápida, hubo incluso quien apostaba que Ramos no iba a pasar del segundo rounds, pero el joven veterano nos calló la boca con su esfuerzo, magnífica preparación y talento, porque lo tiene y lo evidenció ante un “Lalo” Torres que no aprende (ni aprenderá) a defenderse.

No es que no se lo enseñen, simplemente no se le da, lo suyo es ir hacia adelante tirando golpes, aunque reciba, pero para “Lalo”, las matemáticas del boxeo no incluyen la resta que puede venir de los golpes que reciba. Pitágoras, para él solo sumaba y eso, sobre el cuadrilátero, quiere decir a su entender solo golpear.

“Lalo” dominó, sin avasallar, los tres primeros rounds en los que Ramos no dejó de tirar, aunque luego las cosas empezaron a cambiar y tendieron a emparejarse por la reacción del tabasqueño que comenzó a cambiar el panorama, pero sin lograr “someter” plenamente al moreno de Pericos, Sinaloa, radicado en Mérida.

Los dos últimos rounds evidenciaron el dominio total de Torres, de quien momentos se creyó sí iba a noquear al “Maromerito” que parecía puso “Resistol” a la planta de sus zapatillas y se negó a echarse un saludable y comprensible clavado, para evitar no la derrota, pero sí el nócaut en su récord.

La decisión de los jueces fue un formulismo, “Lalo” ganó y ganó bien, no se vio en su mejor forma, pero eso es comprensible tras ocho meses de inactividad, luego de haber perdido el invicto en marzo. No estuvo fuera de distancia, pero sí falto de ritmo, desencanchado por momentos y sin mejoras técnicas.

“Lalo” mejoró a 20 triunfos, 11 por nócaut con una sola derrota, mientras que el “Maromerito” quedó con 15 victorias, 10 reveses y cuatro “tablas”, con ocho “anestesias”.

QUÉ BIEN SE VIO EL SONRICS, OJALÁ SE DISCIPLINE

Iván “Sonrics” Ramírez, muchacho que a inicios de la presente década lucía para cosas buenas y que inexplicablemente se fue por el camino equivocado, volvió una vez más al pugilismo y con magnífica preparación, pero sobre todo excelente boxeo, sorprendió a propios y extraños al vencer sin duda y quitarle lo invicto al chamaco Carlos Parra en una buena semifinal.

ivan-sonrics-ramirez-vs-carlos-dinamita-parra-peso-minimosca-gdu-4-del-041116-cancha-fut-7-en-merida

Ambos púgiles no nos hicieron quedar mal en nuestro pronóstico de que la suya iba a ser una muy buena pelea y fue en efecto, la mejor, no en cuanto a emociones (que sí las tuvo), pero sí en lo boxístico, en lo técnico, con dos boxeadores de cuatro rounds, novatos, pero con conocimiento de este deporte.

Ramírez, muchacho que ha tirado más golpes en la calle como “chavo banda” que en el ring como boxeador, apenas sonó la campana, se le fue encima a Parra al que le dio las “buenas noches” con un cruzado de derecha, sólido, bien asentado.

“Parrita” desde su guardia izquierda se las vio negras con la velocidad, golpeo oportuno, “timing” (momento preciso de conectar golpes) de Ramírez, quien pimentoso, marcó el ritmo de la pelea yendo hacia adelante y con velocidad y decisión quebrando y superando la guardia del “Sonrics”, cuyo estilo no pudo descifrar.

Obligado a ir hacia atrás, Parra, desconcertado, buscaba más cómo defenderse de la amenaza que constituía su rival y cómo entender su boxeo, que en atacar…y así se le fueron los dos primeros rounds en los que tiró golpes, pero conectó pocos.

Ya para el tercero, entendiendo que la pelea y el invicto se le iban, Parra se fue al ataque en el que le fue no mejor, pero sí menos mal, pues al tirar, ya no recibía tantos golpes.

QUÉ CLASE DE BOLO PUNCH

Cuando más entusiasmado y en vías de adquirir confianza estaba Parra, Ramírez lo regresó a la realidad con uno de los golpes más magistralmente ejecutados en los últimos años en Mérida, un “bolo punch” (especie de uppercut combinado con gancho que pesca al rival entrando a atacar o a una distancia adecuada)  que le levantó la cabeza al joven Parra, quien así entendió que no había nada que hacer. Desde el más allá, el precursor de este golpe, el filipino Macario Flores, le debe haber aplaudido al pequeño yucateco.

La victoria del “Sonrics” fue clara e inobjetable.

LAS DE ABAJO

En wélter, Darwin Berrón dejó sentado en el banquillo a Mario “Loquillo” Flores, donde su tocayo, el réferi Mario “Bigotes” Mena le desgranó de manera correcta la cuenta de los 10 segundos.  Berrón se vio bien y hasta allá ante un rival que no tenía nada y que nunca supuso peligro para él.

darwin-berron-vs-mario-loquillo-flores-peso-welter-gko-a-los-10-del-4o-sentado-en-el-banquillo-cancha-fut-7-del-041116

Se dicen cosas buenas de él y la verdad el chamaco tiene buena estampa y al parecer deseos de hacer bien las cosas, pero hay que verlo con gente que lo haga esforzarse.

Asimismo, Rubén “Explosivo” Estrella hizo honor a su mote y desmanteló en un round por la vía del nócaut técnico a Josué Ancona que solo subió a recibir candela y a servir de mecha para la dinamita de su rival. Estrella, aunque ganó, no mostró nada más que soberbia y una ridícula manera de celebrar un triunfo que vale lo mismo que una moneda de tres pesos.

A cuatro, en gallo, Brandon “Cuervo” Salazar venció al siempre esforzado y valiente veracruzano Daniel “Herrerito” Cruz que le metió ganas, pero terminó perdiendo por decisión unánime.

En tanto, en minimosca, Víctor “Vago” Durán cayó en cuatro rondas por decisión unánime ante Ricardo “Tun-Tun” Ventura, mientras que en ese mismo peso y distancia, Abraham Hernández derrotó por esa misma vía a Ángel Nieto.

EL XIX

1.- Buena asistencia, no la mejor, pero sí satisfactoria (así nos parece) para un local desconocido y que funcionó por vez primera. Se auguran muchos éxitos para el futuro, siempre y cuando las funciones sean frecuentes.

2.- El “Sonrics” subió a pelear solo con el corazón, pues ni el short, ni la concha que empleó en su victoria eran suyos, sino de Luis Ruiz Martín, mejor conocido como “Lizarraguita”, al que ya no se le volvió a ver por estos lares. Demostró que el que quiere, puede.

3.- Conversamos con el ex púgil y manejador Daniel Herrera, quien nos comentó que se recupera de un severo problema de salud del que salió airoso y totalmente bien. Junto a él había un chalán del Centro Estatal de Boxeo, al parecer su afanador, que gusta de ladrar en facebook haciéndole segunda a otro perro que por cierto anda calladito en espera de echarle a perder la carrera a quien caiga en sus “sabias manos” de manejador.

4.- Se extrañó la presencia del buen amigo entrenador, Ing. Enrique Chan Palma , quien debe haber tenido un motivo muy importante para haberse ausentado de la función.

5.- Otro buen amigo, el periodista Martín González Canto, estaba en primera fila gustando del muy buen espectáculo que resultó la función de boxeo.

5.- Saludamos en la arena al joven Christian Robleda Giffening, hijo de otro gran amigo, Jorge Robleda Moguel, que en unos días más presentará la XXX edición de su “primogénita”, la Copa Mundial Yucatán. 

7 Comentarios

  1. Asi es como vemos que lalo torres es un peleador sin nada mas que apuntar en el boxeo,incluso el boxeador oscar arjona noqueo al talismas y solo le bastaron 4 raunds, que mal por lalo, muy buena pelea del sonrics, ojala se meta de lleno el muchachito, un aplauso para esta pagina

  2. Veo con preocupación que comestiste un erorr historico al señalar el boloponch y decir que lo invento otra persona que no es Zeferino Garcia el gran peso ligero filipino todo mundo sabe que fue Zeferino Garcia el que hizo famoso ese gran golpe. Saludos y espero que no te molestes por señalarte tus errores.

    • Respuesta de la Redacción:
      No, no me puedo molestar, al conrario, lo agradezco, porque me hace aprender y salirme de la ignoracia, te agradezco tu interés, en verdad.
      Sin embargo, tengo que reiterar que el precursor, no el inventor como dices de este golpe (eso nadie lo sabe) fue Macario Flores, boxeador que a inicios de la década de los 20´s del siglo pasado combatió en la Costa Oeste de Estados Unidos y quien fue señalado por la prensa de esa zona como el que lo empleó por vez primera en un ring.
      Como bien dices, Ceferino (no Zeferino) García, quien es conocido por su campaña en la división wélter, no en la ligero, hizo famoso ese golpe, que también fue usado por el insigne cubano Gerardo González, pero fue Flores el primero del que se supo de manera histórica que lo empleó sobre un ring.

  3. Muy buena funcion, me gusto el local, ojala vengan muchas mas, eso si me atrevo a señalar que pongan mas luz en el estacionamiento, pero todo muy bien y buenas peleas

  4. Estuvo bien es que no fue funcion de bultos a ecepcion de una pelea pero todo bien nivelado emociones guevos y espectaculo.
    Lo que si deberian de ver es que la cerveza este mas helada y que las chingaderas que vendan esten frescas compre polcanes y estaban todos zadzes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here