Fuera Máscaras….

“SOY GAY”
Sin tapujos,y sin presiones, el boricua Orlando Cruz lanzó a los cuatro vientos su verdad desnuda.
Sorprendió a muchos y sobretodo sorprendió al mundo del boxeo. Ser homosexual no es ningún delito, pero siempre se ha considerado como una afrenta a la virilidad.
Usted puede ser del “otro lado”. Esconderlo o descararse. Si está en las filas de los ingenieros, médicos, abogados, cantantes y pintores no causará mucho revuelo, pero si
usted pertenece al pelotón de los deportistas profesionales será más difícil de digerir.
Sin embargo, la historia registra muchos casos. Otros son encubiertos o protegidos como el de los famosos actores Rock Hudson o Montgomery Clift.
Nunca en el boxeo profesional una actividad donde se hace alarde del ultramachismo se había dado el caso de que un púgil activo gritara a voz en cuello su total homosexualidad.
¿Cómo es posible que uno de estos especímenes salga a “partirse el alma” en un ring contra un hombre, si loque realmente desea es llenarlo de caricias para conquistarlo?
¿En lugar de hacerle una finta, le guiñará el ojo para hacerlo caer en sus redes?
Claro que todo esto es increible, sin embargo ahora que la tecnología lo permite todo,o casi todo, ya es una realidad.
Orlando Cruz no es un artista de los encordados.No usa zapatillas color de rosa para deslizarse sobre la lona. Su cara esta embarrada de vaselina y no de maquillaje, sus
manos no tienen la supervisión de una manicurista, sino de un entrenador que se las venda con tela adhesiva. Es, en suma, un peleador profesional dentro del ring, pero cuando desciende triunfador o perdedor se convierte en un homosexual que “adora” a los hombres y no siente atracción alguna por las mujeres.
Todos los medios se interesaron por su caso, porque fue honesto y dijo su verdad. No sucedió lo mismo con Emile Griffith, el famoso excampeon mundial, que confesó su homosexualidad años después de haberse retirado en un libro autobiográfico, solo para confirmar lo que todos ya sabían en los círculos pugilísticos.
Otros casos sin comprobar han sido los de Lennox Lewis, ex campeón mundial, Benny Leonard, ex campeón mundial ligero, el famoso entrenador Cus D’ Amato, mentor de Mike Tyson; Jimmy Jacobs representante de campeones mundiales, el entrenador argentino Héctor “Nene” DiPilato, el ya extinto promotor mexicano Nicolás Rodríguez, el manager estadounidense Harry “Ruso Loco” Kabakoff y otros más que por el momento escapan de la memoria.
En Puerto Rico les dicen “patos”, en Mexico “jotos”,en E.U “gays”, en Japón “okama, en Cuba “maricones”,etc,etc. En todo el mundo tienen una forma despectiva para referirse a ellos y el rechazo es todavía muy elevado.
En la liga canadiense de futbol profesional, por ejemplo, despidieron a un destacado jugador a pesar de que siempre tuvo el apoyo de sus coequiperos. David Testo, centro medio del Montreal tuvo que regresar a dar clases de yoga porque ningún equipo se interesó en sus servicios cuando se hizo patente su homosexualidad. Y eso podría suceder también con Orlando Cruz.
“Ganarle a un joto no tiene ningún mérito declaró un peleador mexicano. Es casi como pegarle a una mujer boxeadora. Yo en el gimnasio no las utilizo ni como sparrings”.
Y por otro lado surgen voces a favor de los homsexuales en el sentido de que tienen todo el derecho de mostrarse como realmente son aunque algunos lo tomen de manera retorcida.
Y también están los que esperan que surjan más de ese gremio para poder organizar,y cobrar cuotas por supuesto, a este nuevo grupo que serían los “campeones gay” con sus cinturones especialmente diseñados para ellos,y quizas con un reglamente especial que les permita usar guantes de terciopelo. (Pablo Paniagua).
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here