Mérida.- Los Diablos de la Bojorquez llegaron esta tarde al campo de la colonia Dolores Otero sedientos de venganza y cumplieron su objetivo al desplumar a los inermes pajarracos a a los que devolvieron la derrota de ayer sábado, pero con intereses, ahora con score de 19×8.

MUCHO BATEO, CERO PITCHEO

En el juego que cerró para ambos clubes su particpación en la sexta semana de la campaña 2019-2020 de la Liga Meridana de Béisbol (LMB), los luciferes    empataron una serie en la que el bateo estuvo a la orden del día y el pitcheo brilló por su ausencia.

Puede interesarte:

La Meridana arde con el choque del “morbo” en la Bojórquez

Los del tridente sorprendieron a propios y extraños, al anotar 14 veces en la sexta entrada, lo que no sólo les permitió remontar el marcador, sino que además tomaron una ventaja que ya no perderían nunca.

El encuentro inició como se esperaba, con un duelo de lanzadores, entre el diablo Ismael “Makanaki” Castillo y el local Carlos Pech, empero, sólo duró un par de entradas, ya que ambos equipos se destaparon, y al final todo se decidió en la sexta entrada.

En ese acto, los cañones de los Diablos se destaparon y enjaularon a los azulejos en su propio nido.

En resumen, los de la Bojórquez la sacaron seis veces del parque y conectaron en total 20 inatrapables.

En la tercera entrada, el diablo Gregorio Ángulo inició la tanda con sencillo, y Albert Lara la desforró sobre la cerca del jardín derecho y la Bojórquez se adelantó, 2×0.

En el cierre de la tercera, los Azulejos, con el orgullo lastimado, le dieron la vuelta al marcador con cuatro sencillos consecutivos de Luis Medina, Nígel Novelo, Jorge Tartabull, el de éste, combinado con una pifia del jardinero izquierdo, con el que anotó Medina, y de Alberto Díaz, quien limpió las bases, y los de casa ya ganaban 3×2.

En la cuarta entrada, los pingos empataron a tres, con el jonrón de Luis Pereira ante el abridor Carlos Pech.

En el cierre del cuarto episodio, los Azulejos tomaron de nuevo el comando del encuentro, cuando Sóstenes Verdugo conectó sencillo y Josué Romero entró de corredor emergente.

Alberto Díaz lo avanzó con toque de sacrificio, y Luis Medina conectó un elevado que no controló el jardinero central, lo que permitió a Romero alcanzar la antesala y a Medina la segunda base.

Nígel Novelo, con imparable al derecho, trajo a Romero al pentágono, y luego Jorge Tartabull, con elevado de sacrificio, mandó a la goma a Medina y los Azulejos se adelantaron 5×3.

En la quinta entrada, César Guzmán entró al relevo por Carlos Pech y salió a flote de un enredo propiciado por su descontrol y los pingos dejaron las bases llenas, sin embargo en la apertura del sexto rollo las puertas del averno se abrieron por completo dando inicio a un auténtico festival de anotaciones.

Guzmán dio bases por bolas a Ray Aguayo y Lorenzo Dzib, y el mandamás azulejo Oswaldo Verdugo, jaló del calentadero a Franco Castro.

Gregorio Ángulo se sacrificó para avanzar a los corredores, Emilio López recibió la base por bolas para dejar las bases llenas.

Albert Lara trajo dos con sencillo, luego Carlos Morales produjo otra con sencillo y Yasiel Agete con otro inatrapable impulsó la séptima anotación de la Bojórquez.

Iván Andrés Solís entró al relevo y también llenó las bases con pasaporte a Luis Pereira. Enseguida, Ray Aguayo conectó sencillo productor de dos y Lorenzo Dzib, con nuevo imparable, trajo otra.

Gregorio Ángulo trajo la undécima anotación, con sencillo, luegi Emilio López tomó su turno y la desforró con dos en base. El cubano Albert Lara también la sacó del parque.

La fiesta siguió cuando Carlos Morales conectó sencillo, y Pablo Segura entró lanzar ante el cubano Yasiel Agete, quien lo recibió con cuadrangular de dos carreras.

Cuando el azufre se asentó, los pingos ya habían anotado 14 carreras, con 10 imparables, tres de ellos de vuelta entera y se habían parado en la caja de bateo en 17 ocasiones, lo que puso el marcador de 17×5.

En la octava entrada, el pingo Emilio López conectó su segundo palo de vuelta entera del juego, en esta ocasión solitario, luego Albert Lara bateo sencillo, siguió Daniel Echeverría, de emergente, también con sencillo.

El usualmente receptor Jairo Martínez entró a lanzar, y Fernando Castillo tomó turno como emergente y recibió la base por bolas para llenar las bases. Con pasaporte, Obed Buenfil trajo otra de caballito, lo que puso las cosas 19×5.

La contabilidad se cerró en la novena entrada cuando los Azulejos lograron tres anotaciones, la primera con cuadrangular solitario de Alberto Díaz y las otras también con un cañonazo del juvenil Josué Romero con Armando Manzanilla en las colchonetas, y de esta manera todo finalizó, 8×19.

El lanzador victorioso fue el experimentado Ismael “Makanaki” Castillo, quien contó con el salvamento de Jafet Canto, mientras que por los de casa, los Azulejos, Carlos Pech dejó el encuentro en la cuarta entrada con ventaja, le siguieron César Guzmán, el derrotado Franco Castro, Iván Solís, Pablo Segura, Jairo Martínez y Jahir Pérez.

Al bate sobresalieron los escarlatas Emilio López y Albert Lara con par de cuadrangulares y dos sencillos, además de cuatro y cinco carreras producidas, respectivamente.

Yasiel Agete con un jonrón y dos sencillos y Luis Pereira, con cuadrangular y sencillo. Mientras que por los de casa Alberto Díaz y Josué Romero conectaron sendos cuadrangulares.

Con esta victoria, los Diablos se quedan con cinco ganados y seis derrotas, mientras la Dolores Otero ahora tienen números de 6×4.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here