1970-2017

Russel Gutiérrez, el niño prodigio del béisbol y del deporte mexicano ha fallecido esta noche

Mérida.- El sensacional, versátil comunicador deportivo, Russell Augusto Gutiérrez Canto ha fallecido esta noche víctima de complicaciones de una añeja enfermedad que lo persiguió gran parte de su vida y que tras tenerlo el año pasado en cuenta de 3-2, terminó sorprendiéndolo fuera de base para acabar con su existencia terrenal e iniciar su leyenda que le tendrá en ruta segura al Salón de la Fama del Béisbol Mexicano.

Gutiérrez Canto, nacido el 23 de diciembre de 1970 en esta capital, fue, desde sus primeros años un ser singular, con una chispa única, inteligencia aguda y verbo ágil que le granjearon la simpatía de sus compañeros en la Escuela Modelo, posteriormente la de sus profesores y gente allegada al béisbol al que comenzó a seducir desde los 14 años cuando por recomendación del periodista Emmanuel Azcorra Cantón comenzó a colaborar en los medios informativos.

AMOR MUTUO

Russel enamoró al béisbol, pero fue finalmente el “Rey de los Deportes” el que terminó de conquistarlo, para emprender juntos una historia de amor y pasión que le redituó a este deporte al mejor narrador y relator que pudo haber tenido y a él, a Russel, la felicidad de hacer lo que más quiso y más amó, además de su hijo.

No en balde, el “chel”, como le llamábamos de cariño contó siempre con la confianza de la empresa que lo recibió desde niño y que hoy, con su partida, pierde un activo personal irreparable.

Servicio Informativos y Publicitarios del Sureste (Sipse) fue la plataforma desde la que el talento del también Licenciado en Ciencias de la Comunicación Social por el Instituto de Ciencias Sociales de Mérida A.C. (1989-1993) llegó a millones y millones de personas por 33 años y en la que alternó con sus maestros Jorge Alberto Blanco Martínez “George White” y Jorge Beidabé “Primo” Abraham Rodríguez y, también, ni más ni menos que con el insigne Jorge “Sonny” Alarcón en el parque Kukulcán.  

Hoy, 21 de octubre somos muchos, muchísimos, cientos de miles, al menos en Yucatán, los huérfanos por la partida de la voz que desde aquél 1984, junto con “George White” y el “Primo”, entró a través de XEZ-Radio 600 a nuestras casas, a nuestros vehículos y más recientemente, a nuestras computadoras y teléfonos, para retratar en nuestras mentes con su conocimiento didáctico, finura, chispa y pasión la segunda religión, y la más divertida de los dos millones de yucatecos que desde esta noche lo recordaremos con nostalgia, con añoranza.

Duerme querido chelito y despierta detrás de la maleza que divide el diamante terrenal y aquél “Campo de los Sueños” desde el que esta noche narrarás perpetuamente, siendo “El Mejor”, corriendo hacia tu palco celestial, tal como Roy Hobbs lo hizo en aquella maravillosa historia peloteril. (Quepd).

Notas relacionadas

Escribe un comentario