Mérida.- El gran señor que es Don Adriano Tzuc Mendicuti pidió hoy aclarar que se encuentra vivo y en perfecto estado, aunque triste y un poco alterado por el fallecimiento de su hermano y por una publicación que al confundirse y no confirmar identidades, lo dio por muerto, víctima de suicidio.

El “run-run” desde la mañana en los corillos boxísticos alertó sobre la muerte de Adriano “Baby” Mendicuti (como Don Adriano es conocido), víctima de suicidio al haberse dado un tiro en la cabeza.
Tras llamar a distintas instancias, entre ellas la Fiscalía General de Justicia y con gente de boxeo, pudimos constatar que le persona fallecida era José Ernesto Tzuc Mendicuti, hermano del aludido y quien no era conocido como “Baby” como lo llamó ese diario.
Al salir publicado el mote “Baby” y con los apellidos referidos, la sorpresa y el estupor corrió entre la afición al boxeo que no daba crédito a lo ocurrido, sobre todo luego de que la publicación (no escrita por periodistas deportivos) trajo a colación el crimen de su joven hijo “Panchito” Tzuc hace un lusto aproximadamente.
La asociación del apodo, los apellidos y el crimen de “Panchito” llevó a los lectores y a todos ellos a los que se los contaron a creer que la víctima fue Don Adriano, quien no es muy conoccido por su nombre, pero sí es ampliamente identificado por su apodo.
José Ernesto Tzuc Mendicuti de hecho no fue boxeador profesional en forma, aunque sí cruzó disparos de manera breve en un torneo amateur promovido en 1968 por Don Gonzalo “Fayo” Solís, en el que se impuso a Mike Heman, teniendo como sede la Arena de Baratilleros.
Estoy bien, saca allá en península deportiva que no fui yo el que se murió, sino mi hermano”, solicitó el apreciado entrenador quien fuera campeón mosca de Yucatán en la década de los 60´s del siglo pasado.
Agregó que su hermano no era apodado como “Baby”, sino que fue conocido en su juventud como el “Chaval Mendicuti” y que se dedicaba a la renta de una piscina para gente del sur de la ciudad, donde vivía y lo ayudaba en la venta de hielo.
Añadió que José Ernesto (quepd) se encontraba “sacado de onda” tras recibir una noticia de parte de un médico sobre una dolencia que si bien no era mortal, era algo delicada, y por lo cuál él infiere que decidió quitarse la vida el día de ayer. Los servicios funerarios ocurrieron esta mañana. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here