Fotos de Revista Más Deporte y Amílkar Cubedo.

Xmatkuil.- Alberto “Veneno” López prosiguió esta noche su buen paso y derrotó en toda la línea al veracruano Humberto “Chato” Morales en un triunfo claro, obvio, pero carente de lucimiento, de espectacularidad, que sí pudo haber conseguido.

En la pelea principal de la buena, entretenida velada promovida por Armor Box, el de Sudzal se vio bien, con su magnífica mano izquierda que le abrió la “guardia” del venido de Cancún, para llevarse la decisión unánime.

“Betito” López se vio bien en lo técnico, pero estuvo carente de agresividad, se conformó con sumar puntos y ganar la pelea sin problemas, imponiendo un mismo ritmo ante un oponente agresivo, pero sin recursos para ponerlo en gran peligro y que en vez de licencia boxística trae “una Inapam”, “firmada” por el muy estimado comisionado cancunense, Eliseo González.

Para resaltar nuevamente los recursos técnicos de López, de manera especial ese bending (movimiento elusivo de cintura) que tan bonito sabe ejecuta y que lució en varios pasajes de la pelea, cuando Morales trató de impactarlo.

Quizás si el de Veracruz lo hubiera fintado, habría tenido más éxito, pero siguió con su ritmo agresivo y franco que advertía lo que iba a hacer y que ya le conocen en todo el sureste.

Morales, cancunense ya de corazón, reiteró lo que ya desde hace algunos calendarios comenzó a ser: escalón para sus compañeros de oficio.

López, a su vez, volvió a verse mejor que su rival en turno, pero sin interés de agradar al público; de hecho, tuvo en más de una ocasión a Morales en mal estado y próximo al costalazo, pero no se esforzó en acabarlo.

El veredicto de los señores jueces fue el siguiente:

Germán Cubedo, 99-91; Ruy Canul, 100-90 y Víctor Ortiz, 100-90.

“Lopitos” tiene aún cuerda en el boxeo, pero si quiere destacar, tiene que darse cuenta de que sin perder su escencia de estilista, puede y debe, cuando la circunstancia lo permite y amerita, ser un noqueador.

También, debe bajar de peso, pues en súpermosca, aún concede ventajas, no digamos a gente como el aguerrido “Chato”, sino  a otros que se aproximan en su camino.

“RONDÓ” EL FANTASMA DEL “CANELO”

En el evento especial, el ex campeón mundial súpermosca del CMB, Édgar Sosa, noqueó con lujo de facilidad al hidrocálido Orlando “Meteorito” García, que tras caer dos veces, fue declarado noqueado por José “Tin-Tan” Matos a los 2:55 del tercer episodio.

El triunfo, arrancó más de un silbido de los asistentes por lo poco convinvente que resultó y que generó más de una suspicacia entre los presentes.

El oriundo de la Ciudad de México, eso sí, dio clase a los otros púgiles que participaron, de cómo boxear a la distancia adecuada con el arma más elemental, pero que sólo pocos, como él, saben usar bien: el jab.

Con su izquierda de doctorado, “Sosita” mantuvo lejos y cerca, al mismo tiempo, a su rival, sea para evitarlo, o para poderlo golpear, y tras castigarlo en la cabeza, lo golpeó abajo, para enviarlo en dos ocasiones al tapiz.

La última de ellas fue para la cuenta definitiva del buen amigo “Tin-Tan”, a los 2:55 del tercer acto de la “obra” que ambos presentaron sobre la tarima del “Teatro del Pueblo”.

Sosa, no cabe duda, conserva las dotes técnicas que lo llevaron a hacer 11 exposiciones de la corona y aunque su capacidad física, por obvias razones de su 40 años ya no es la misma, le permitió hacer las cosas mucho mejor que varios boxeadores más jóvenes que él.

Todavía le queda al maestro capitalino al que, por supusto (ojo Emmanuel Alcántara) queremos volver a ver con oposición de mayor nivel y laro, sabe,os que así será.

ALEX “YEYO” DELGADO SUFRIÓ “LA GOTA OBESA” PARA VENCER AL “MALACHITO”

El moreno chapotonero Alejandro “Yeyo” Delgado sufrió y sufrió en serio, para vencer al héroe de mil  una batalas hunucmnse, Alberto “Malachito” Chuc en el pleito que tuvo el estatus de semifinal de la noche.

El campechano, fuerte, sólido y aparentemente de buena pegada, no pudo lucir ante un rival, ya disminuido físicamente por su edad, que le sacó lo “verde”.

Al final del pleito, los jueces dictaminaron un triunfo muy cerrado para el moreno de Campeche. Un empate no habría sido malo.

LAS DEMÁS.

El asendente chamaco Pablo “Rojo” Peraza, se cansó de pegarle al chiapaneco Audel Jiménez que nuevamente perdió en Mérida, ahora por decisión unánime en seis rondas.

“Perazita” se vio bien, pero falto de potencia; le faltó resolver el pleito antes del límite para tener una noche perfecta. El “chac pool” promete.

A su vez, el “Caballito” Javier Nic le dio una felpa al también paisano de Romeo Anaya, Bayardo Méndez, quien soportó 100 toneladas de cuero, hasta que en una de esas no acabado aún, pero ya en vías de, fue imedido para seguir combatiendo por el réferi “Mich” Canul.

El final fue en el séptimo episodio a los 1:32

A su vez, el peso crucero tabasqueño Mario Andrade noqueó facilito al tabasqueño César Flores al 1:54 del primero.

Su triunfo fue presenciado por el peso semiccompleto, Manuel “Venado” Ceballos, de quien por ahí se dice podría ser el principal objetivo del tabasqueño de Cárdenas en 2020. No suena mal la combinación….a ver qué pasa.

Por su lado, el jabato y aspirante a abogado, Alexis “Naricitas” Pech sufrió para vencer al más experimentado cancunense Abisaí “Talibán” Ochoa en lo que ha sido el principal reto de su incipiente carrera.

El triunfo fue por decisión unánime en seis rounds en peso súpermosca, aunque creemos que quizás un epate o habría sido un mal veredicto.

A su vez, René Ortiz ya no tuvo sustos, como el de la función pasada en Cordemex, cuando lo mandaron sentado a la lona y venció sin problemas al chapaneco Jesús Morales, por decisión unánime en seis rounds en peso súpergallo.

Asimismo, el veracruzano radicado en Mérida Alejandro “Gitano” Morales le aplicó su usual receta de nócaut a su paisano Tadeo Herrera al que venció por kot a los 2:13 del primero en peso pluma. La pelea estuvo pactada a seis episodios.

En otro duelo, el prospecto wélter de gran estampa (ojalá desarrolle) y que llevó enorme porra, Jonathan “Galleta” Gil ganó con base en su fortaleza y decisión al duro y difícil veracruzano Vicente “Coreano” Figueroa, quien evidenció las enormes y múltiples carencias técnicas del yucateco.

El “galletoso”, un peleador de cepa pura, pero que aún no llega a boxeador, ganó una “guerra de madrazos” en la que mostró no conocer el jab y otras artes que un rato después mostró Édgar Sosa.

Ello le ocasionó tener siempre encima a un enemigo más pequeño, pero que se le lanzó y pegó como sanguijuela todo el pleito.

Siu kilométrico brazo izquierdo fue aprovechado quizás en no más de un 30 por ciento y sólo le sirvió para tirar ganchos, muchos de los cuales no podían desarrolar por estar Figueroa junto a él.

Figueroa, tipo marrullero, le enseñó mucho a Gil en apenas su tercera pelea en la que lo hizo esforzarse en serio y sufrir demás por falta de recursos y de idea, como tirar el uppercut cuando el rival es mmás pequeño y entra de frente con la cabeza “gacha”.

Y ni que decir de estando con el rival encima, dar un paso atrás súbito para darse a sí mismo la distancia necesaria y sorprender con un gancho o un cruzado. una finta para terminar de “destantear” antes de golpear o una combinación.

Eso no se lo han enseñado, o no lo ha sabido aprender.

“EL XiX”.

1.- Buena función de boxeo como todas las que hasta ahora ha hecho y hecho bien Armor Box en buena parte por el buen tino y conocimiento de Mario Cortés, quien a que vuela para mathmaker del año y de varios por venir.

2.- Definitivamente, el lugar demasiado lejano y poco propicio para el boxeo, aunque se entiende la promoción en Xmatkuil por la coyuntura de la Feria.

3.- Tuvimos la oportunidad de saludar el Director de Desarrollo Social del Ayuntamiento, Jesús Aguilar y al ex presidente de la Comisión de Boxeo de Mérida (CBM) (1998-2010), José Mansur Argüelles, quien estuvo acompañado, como siempre, por su señora y muy gentil y agradable esposa.

4.- La CBM, como suele ser, hizo un trabajo bueno, irreprochable, y con buen tino, suspendió la velada un momento por fallas en la iluminación que entrañaban algunos riesgos para los púgiles participantes y para el espectáculo presentado por Armor Box y su presidente, Emmanuel Alcántara.

5.- El ambiente no fue lo mejor, por la constante intromisión del sonido local que traía harto a más de uno con constantes arengas publicitarias, como el aficionado Ulises Cámara se nos acercó a decir a modo de queja. “Está peor que en el Kukulcán”, señaló.

6.- Hablando del sonido local y del Kukulcán, el locutor “se voló la barda” con varios gazapos como el decir que la primera pelea en Xmatkuil fue la sostenida por Giovanni Segura y Sonny Boy Jaro, cuando el primer duelo fue entre Alonso “Finito” López (estuvo en la función de este sábado) y Rodrigo García.

7- Otro más fue llamar al Consejo Mundial de Boxeo (CMB), como Comisión Mundial de Boxeo y, finalmente (entre otros), decir que el sr. Mansur forma parte del Salón de la Fama Mundial de Boxeo (no existe ninguno mundial, el de mayor estatus es internacional). Mansur sí pertenece a un Salón de la Fama del Boxeo, pero al de Estados Unidos, en California.

Asimismo, que don José es miembro del Salón de la Fama del Deporte Yucateco, al que sí, ha sido electo, pero aún no ha ingresado (6 de diciembre).

8.- Otro que “patinó” es el queridísimo “chinito” Ricardo Kim Yuh (no Miyagui, como el sonido lo llamó), pues se soltó la puntada de decir que había 15 mil aficionados en la arena improvisada del Teatro del Pueblo, donde si, en efecto, había una multitud, pero no más de dos mil 500 o tres mil asistentes.

9.- Sin embargo el sondo loal nos delitó al final de la función tocando dos veces “Adventure of  Lifetime” de los aún más maravillosos integrantes de “Cold Play”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here