El sueño copero se le volvió pesadilla a los Venados

Los astados iban ganando a “La Pandilla” que termina alcanzándolos y venciéndolos

Monterrey.- el sueño, o quizás, mejor dicho, la pesadilla copera terminó esta noche aquí para los Venados de Yucatán, que tras estar yendo arriba en el marcador sobre “La Pandilla” del Monterrey”, fueron alcanzandos y terminaron siendo vencidos 2-3 por el once regio en la quinta fecha del torneo de Copa.

José Robles (11) y Emmanuel Villafaña (16) fueron los anotadores por los ciervos. Los regios, a su vez, anotaron por conducto de Urretavizcaya (1), Alberto Rodríguez (52) y Luis Madrigal (95).

Monterrey empezó a tambor batiente y en apenas dos minutos y medio se fue arriba en el marcador.

La primera llamada la resolvió eficazmente Armando Navarrete. No así la segunda: no hubo oportunidad. José Alvarado desbordó por izquierda y dejó por velocidad a Braian Molina, metió un centro que se paseó por toda el área y llegó a la cita, puntual, con Urretavizcaya que solamente empujó.

Los Venados estaban abajo en el marcador cuando el reloj apenas marcaba dos minutos y medio.

Pero la malaria no terminaba. Dos jugadas después el árbitro amonestó al defensor José Carlos Robles y debilitaba la línea de cinco que ordenó Bruno Marioni en su parte baja.

Sin embargo, los Venados estuvieron dispuestos a morirse en la línea y a no regalar nada. Los panoramas adversos también tienen su encanto y los ciervos –para ponerle emoción- se metieron al área rayada y clavaron el empate.

Fue al 12’ y tras el cobro de una falta: Leandro Navarro y su muy educada pierna derecha metieron un centro pasado que Braian Molina metió al área con un cabezazo. El remate fue de Polo al pecho de un defensor y en el contrarremate otro defensor, José Robles, metió un obús que se clavó en el ángulo izquierdo de Carrizo.

Yucatán se encontró con el empate y quería más.

Y fue por más. A los 18 minutos la defensiva yucateca alejó el peligro de una jugada bien armada de los regios. El juvenil Emmanuel Villafaña le puso hígado, corazón y piernas y por velocidad, desde el primer cuarto de su cancha, se llevó al último defensa norteño.

Mano a mano frente al portero aguantó la barrida de César Montes y batió a Carrizo. Venados se iba al frente 2-1 y el espíritu le regresó el alma al cuerpo a la banca astada.

Pero el poderío económico de Monterrey se refleja en la cancha. Con el orgullo picado y la grada estupefacta por el triunfo parcial de los visitantes, la pandilla se aplicó al frente en búsqueda del empate.

Los ciervos jugaban con el corazón en la mano y en el primer tiempo tenían controladas las acciones pese a los agresivos embates del local. La primera parte se fue sin más sobresaltos más que un fogonazo de Alejandro Berber que Carrizo envió a tiro de esquina en un vuelo espectacular.

Para la segunda mitad el técnico regio Diego Alonso metió a Dorlan Pabón y a Luis Madrigal. Estaba sacudido por el 2-1 en contra y echó mano de los hombres de experiencia para igualar y remontar en el marcador.

Y así ocurrió al minuto 53 de tiempo corrido. Justamente el recién entrado Pabón disparó desde fuera del área para que Carlos Rodríguez desvíe y deje sin oportunidad a Navarrete para poner el 2-2.

Monterrey estaba encima y dominante. Venados, arrinconado y defendiendo con uñas y dientes.

Entre Navarrete, López Mondragón, Molina, Robles y Báez se revolcaban para alejar el peligro. Estaban escribiendo su propia epopeya en la zona baja de los ciervos. En la banca, Diego Alonso decidió la entrada de Jonathan González por Celso Ortiz.

El Monterrey no quería dejar puntos jugando de local ni aunque el empate los dejaba en el liderato del Grupo 1 del Torneo de Copa.

Los minutos transcurrían con la misma tónica. Los Venados arañaban el empate y el Monterrey se lanzaba rabiosamente al frente para buscar el tanto del triunfo. Si bien los regios se adueñaban del liderato de grupo, los ciervos aún tenían la velita encendida para lograr una calificación.

A 10 minutos del final, el técnico astados, Bruno Marioni sacó a Berber por Jonathan “Cuba” Sánchez para mantener la línea de cinco y para darle descanso al lateral por derecha que mostró sacrificio de ida y vuelta durante los 80 minutos que disputó.

Y cuando parecía que los Venados sacaban el triunfo tras un disparo de Franco Faría que entró y el árbitro no marcó, Luis Madrigal clavó el tercero y acabó con la esperanza de los ciervos.

Este miércoles, los Venados llegarán al Estado de México, donde jugarán el viernes 31 de agosto contra los Potros de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) en la fecha 7 del Torneo de Apertura 2018 de la Liga de Ascenso. El partido está programado a las 19:00 horas en el estadio Alberto “Chivo” Córdoba.

La transmisión televisiva del encuentro será por TVC Deportes en servicio de TV de paga y el partido es de vital importancia para las aspiraciones astadas de acercarse a puestos de liguilla y no dejar puntos en el camino.

ALINEACIONES:

Alineación Venados

Armando Navarrete, Alejandro Berber, Braian Molina, Manuel López, José Robles, Gabriel Báez, Aldo Polo, Valkenedy da Silva, Franco Faría, Esteban Torres y Emmanuel Villafaña.

Alineación Monterrey

Juan Carrizo, César Montes, Johan Vásquez, Eric Cantú, Celso Ortiz, Jesús Gallardo, Jesús Molina, Carlos Rodríguez, Daniel Lajud, Jonathan Urretavizcaya y José Alvarado.

Cuerpo arbitral

Roberto Ríos (central), Israel Valenciano y César Cerritos (abanderados) y Brian González (asistente).

Notas relacionadas

Escribe un comentario