Mérida.- “Hijo de león pintito”.

Heredero de un hombre que conoce bien la organización como jugador y como coach, Jonás Garibay debutó con éxito en los Leones de Yucatán, que en su estreno en la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), le dieron la oportunidad de salir por vez primera al diamante como abridor.

Garibay, quien aunque no ganó tuvo un gran debut, abrió el tercero de la serie entre los melenudos y los Generales de Durango contribuyendo a que los “Reyes de la Selva” se adjusicasen su quinta serie al hilo.

En su primera salida, el de San Agustín, Jalisco, lanzó cinco actos completos, con seis hits, tres carreras (dos limpias), sin bases por bolas y recetando siete anestesias, para un 3.60 de efectividad.

“Estoy muy emocionado por llegar aquí, es un sueño hecho realidad y por lo que trabajé mucho tiempo, ahora quiero seguir haciendo las cosas bien para mantenerme en un gran nivel y ayudar al equipo”, dijo el novato sobre su debut.

Puede ser de tu interés:

Morejón y Óscar Rivera se salvan de la “guillotina”; “Chico” Rodríguez no

ORGULLOSO DE SU CACHORRO

Por supuesto, su padre, Salvador Garibay, quien jugó con los Leones de Yucatán de 2006 y luego fue coach con ellos, no ocultó su orgullo y satisfacción.

“Mucha gracias”, comentó en nuestra fan page al ver la nota de Península Deportiva que destacó el estreno de su “cachorro”, que recién cumplió 19 años y forma parte de la sangre nueva de las fieras.

Y, además, le dio “un like”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here