Acanceh.- El boxeador puertorriqueño Emanuel “Pinky” Colón no necesitó de mucho cerebro para vencer, o mejor dicho, trapear el ring con el cancunense Enrique “La Garza” García, a quien más le habría valido volar del ring instalado en el gimnasio de boxeo de esta cabecera municipal, que besar su lona varias veces antes de ser declarado vencedor en el mismísimo primer round en la pelea estelar de la velada promovida por Yucatan Boxing de Luis Rejón y José “Pepe” Rivero, en coordinación con Orion Sports Management.

Ante una entrada discreta, pero no mala, que disfrutó de una entretenida velada que duró poco más de 1:30 horas, Colón, muchacho que es promesa de cosas importantes para el boxeo boricua, tumbó en tres ocasiones al cancunense, para reaparecer tras cerca de dos años de inactividad.

Fue una pelea sí, dispareja, pero los que entienden del boxeo y de sus circunstancias sabían que el boricua venía desde su tierra a lo que hizo hoy: a desentumirse, a volver a pisar lona, en una velada discreta, antes de volver a la etapa competitiva.

El ahijado de Allan Tremblay, promotor canadiense que por enésima vez vino a Yucatán, a prooer boxeo consumó su victoria a los 2:23 del primer episodio.

El de “Can-pum” fue valiente, se levantó en dos ocasiones, pero nada tuvo que hacer, no ante la superioridad, sino ante le jerarquía distante, años luz, del isleño que mejoró su marca a 15-1-1 con 14 kos. El derrotado quedó con 2-9-0, sin nócauts a su favor.

“EL RAPIDITO” GANA PELEA DE ALARIDO

El chamaco de César “Platanito” Arjona, Javier “Rapidito” Vera volvió esta noche por sus fueros y en gran pelea, no fácil, venció por cerrada, pero merecida decisión unánime al valiente cancunense Moisés Rufino en lo que cumplió, como se esperaba, como la mejor pelea de la velada.

Vera, quien venía en franca caída en su carrera pugilística, salió de la ruta que lo llevaba al “camposanto” boxístico y con velocidad, agresividad y boxeo por momentos alegre, se llevó una pelea que al principio parecía más fácil de lo que con el paso de los minutos llegó realmente a ser.

Luego de un episodio inicial en el que el local se vio mejor, Rufino no acortó distancias pero sí comenzó a mejorar su trayecto en la pelea al golpear a era y ponerse al tú por tú con él, sin miedo y conectándolo sólido, aunque sin poder asumir el control de las acciones.

El mejor episodio fue el tercero en el que los dos se dieron ccon todo, sin amarres sin irse a las esquinas o a las cuerdas, casi siempre en el centro del ring, pero sin hacerse mayor daño,, dejando la interrogante de qué sucedía, si aguantaban mucho o no pegaban nada.

Muy machos se vieron los dos, sacando miles de aplausos de los asistentes que siguieron la pelea con interés hasta la última campanada, correspondiéndole el triunfo a Vera, quien reconoció el esfuerzo y denuedo de su rival.

En la pelea semifinal, en pleito entre quintanarroenses, el cancunense Rodrigo “Toro” Solís derrotó por nocaut técnico, también en el primero, al cardenense Edwin “Toro Loco” Chan, en pelea pactada a cuatro vueltas en peso súperwelter.

Chan quedó conmocionado sobre la lona y requirió apoyo médico para reincorporarse, luego de caer con el rostro hacia el tapiz, sin meter, siquiera, las manos. Su estado fue reportado sin mayores problemas.

En otro duelo, también entre quintanarroenses, en peso súperpluma, el cancunense Ronaldo “Criminal” Solís noqueó a los 2:28, también del primer episodio, al portomorelense Carlos “Huesos” Morales.

A su vez, el peso medio cancunense, Antonio Martínez, derrotó al cardenense (Kantunilkín) por decisión unánime al cabo de cuatro episodios en la primera reyerta de la noche.

El Xix.

1.- Buen detalle de la Comisión de Boxeo de Mérida (CBM) en recordar al magnífico amigo Juan Paredes, miembro de ese organismo, quien falleció recientemente. Más vale un poco tarde que nunca y las campanadas en su memoria fueron más que sentidas y muy nostálgicas.

2.- El también buen amigo comisionado Wenceslao, sustituyó como campanero al estimado Ing. Antonio Rivera, “dueño” de ese puesto, desde hace décadas, junto con su sr. padre (quepd). No lo hizo mal el buen “Wences” como “campanero” o “time keeper”, como asegura el Ing. Rivera que debe denominarse a quien ejerce esa función.

“Campanero es el que suena la campana de la iglesia”, dice el Ing. Rivera.

3- Un placer saludar a buenos amigos como el prommotor canadiense sr. Allan Tremblay al que gustosamente saludamos después de un buen tiempo.

Asimismo, al ex púgil y actual actuario de un Juzgado, el abogado Eddier “Licenciado” Castro.

4- Bastante buena función con buen ambiente en una gran sede como el gimnasio de Acanceh, que resltó una muy buena arenita. Ojalá hayan más.

5.- Vaya detalle: Por vez primera, quizás, en la historia de nuestro boxeo, hubo más participación de boxeadores foráneos, principalmente quintanarroenses, que locales. ¿Se habran “apretado” los manejadores locales, o ¿qué sucedió?.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here