Nueva York.- El legendario, emblemático entrenador de boxeo, miembro del Salón de la Fama y perpetuo hombre de boxeo , el estadounidense Lou Duva, pasó a mejor vida este miércoles, 8 de marzo, a la prolongada y, en su caso, fructífera edad de 94 años.

El patriarca de “Main Events”, Lou Duva, hizo de todo en el boxeo, y si no, él lo inventó, en una carrera de más de 70 años. Duva fue boxeador, entrenador, manejador y promotor, todo ello, echando los kilos y el carácter por delante.

Fueron no sólo históricas, sino recurrentes las controversias y pleitos encima del ring en los que él participó como mánager, incluso siendo ya un anciano, liándose a golpes con los rivales de sus boxeadores, como sucedió cuando Vinny Pazienza combatió con Roger Mayweather (tío de Floyd), al que el propio Duva fue a caerle a puñetazos, recibiendo uno que le partió el pomulo izquierdo.

En otra ocasión, fue sacado en camilla del ring con oxígeno cuando su pupilo Andrew Golota fue descalificado ante Ridick Bowe, generándose una melé, golpes y patadas en los que él participó a los casi 75 años, quedando tirado debajo de una multitud de unas 20 personas que se golpeaban y pateaban.

Pero, su trabajo más famoso e importante fue estar en la esquina de 15 campeones del mundo, incluyendo a Evander Holyfield, Johnny Bumphus, Rocky Lockridge, Bobby Czyz, Livingston Bramble, Vinny Pazienza, Mark Breland, John-John Molina, Meldrick Taylor, Darrin Van Horn, Michael Moorer, Eddie Hopson, Joey Giardello, Mike McCallum y Pernell “Sweet Pea” Whitaker.

 

Duva fue tenaz en la esquina y un maestro motivador, siempre consciente de que se podía ganar, o perder, no importando la circunstancia.

 

Su frase favorita era:

Puedes resumir este deporte así: Nunca sabes qué va a suceder allá adentro (en el ring).

Con su hijo Dan Duva, también miembro del Salón de la Fama, formó la empresa promotora “Main Events”, que compitió de tu a tu con los dos grandes promotores de la época, Don King y Bob Arum. 

Lou Duva recibió el premio a “Manejador del Año” (1984) y “Long Meritorious Service” (1993) de la “Boxing Writers Association of America” (BWAA), asociacion de escritores de boxeo de América. También, fue nombrado “Entrenador del Año” por la Asociacion Mundial de Boxeo (AMB) en 1987 y 1994.

Fue gran amigo de Rocky Marciano, el legendario campeón mundial de peso completo, quizás el último gran monarca de raza blanca de ese peso, que sacudió esa división.

Fue incluso parte de su equipo, cuando enfrentó y noqueó al mejor peso completo de la historia, Joe Louis.

En el caso particular de Latinoamérica y México se le recuerda por el enorme entripado y coraje que realizó la noche del 20 de marzo de 1990 en el Hotel Hilton de Las Vegas, cuando el réferi Richard Steele le paró la pelea a su para entonces invicto pupilo Meldrick Taylor, con Julio César Chávez, faltando dos segundos para que concluyese.

Chávez, quien de manera clara, inobjetable iba perdiendo el pleito, que le habría significado su primera derrota, logró derribar a su rival faltando menos de 20 segundos para la conclusión y lo venció cuando Steele, al no recibir respuesta alguna de un totalmente perdido Taylor, obró de manera correcta y ética, deteniendo las acciones.

Entonces, Duva, hombre de fortísimo carácter, comprensible, pero erróneamente, aunque con colmillo de sobra, reclamó a gritos, casi pegándole al réferi, haber detenido la pelea cuando el martillo estaba a un centímetro de la campana, del final del pleito y del triunfo de Taylor.

Esa noche, justo esa noche, fue cuando Julio César Chávez se convirtió de un boxeador de élite, en el más grande referente del boxeo mexicano de todos los tiempos y de Latinoamérica en el final del siglo XX.

Además, retuvo el título mundial súperligero del CMB, además de ganar el de la versión de la FIB en ese mismo peso…y por poco mata de un coraje a Duva, quien todavía vivió asi 27 años más antes de que la vida le sonara, este día, la última campanada.

(Que en paz descanse este singular hombre de boxeo, de modales y maneras no siempre amables, pero también afable y al que tratamos en más de una ocasión y al que recordamos en los vestidores de la función en la que Gustavo “Guty” Espadas perdió el cetro mundial pluma del CMB el 17 de febrero de 2001 en Las Vegas ante Erik Morales).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here