Mérida.- El espada coahuilense Jorge de Jesus Gleason, quien desde hace un tiempo radica en Yucatán, se recupera de un muy serio percance en el municipio de Peto, donde fue embestido en el festejo de fin de año en honor de la Virgen de la Estrella durante la lidia de su segundo toro.
  
El astado de la ganadería “El Mirador” le metió el pitón en la pantorrilla izquierda (por fuera), la herida de una sola trayectoria (se revisa metiendo el dedo y cupo entero) con orificio de 8cm y 20cm de profundidad; hubo hemorragia colocando torniquete y el sangrado paró un poco.
 
En esos festejos, donde escasea la ambulancia y cuerpo médico “El Glison” fue llevado por la policía municipal al centro médico local, dónde no fue posible hacer algo por él, por lo que cerca de las 21:00 horas fue traído en auto particular a la ciudad de Mérida, para ser atendido en un  hospital de gobierno.
 
Ahí le fue limpiada la herida y luego de ellos, los médicos decidieron operar la mañana de este martes.
 
En su primer toro lució con la muleta metiéndole un espadazo, pero el burel no cayó pronto, siendo ovacionado. El juez no dio premio alguno.
 
“El Glison” ya no salió a terminar su faena en este festejo organizado por los palqueros que fue realizado en el tradicional tablado del pueblo.
 
(imágenes y texto de Eduardo Puerto)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here