El día que Óscar de La Hoya le cumplió una promesa a su madre

El “Golden Boy” ganó el oro olímpico hace 25 años como hoy en Barcelona

México.- El 8 de agosto de 1992, en la fase final del torneo de boxeo de los Juegos Olímpicos de Barcelona, España,  el “Golden Boy” del Este de los Ángeles, Óscar De la Hoya, ganó la medalla de oro en la división ligera.  

Impulsado por una promesa que le hizo a su madre antes de que perdiera la vida, víctima del cáncer, Óscar, de entonces 19 años, llegó hasta la final del torneo y derrotó al alemán Marco Rudolph,  para convertirse en el “Golden Boy” más famoso de la historia, relegando, dicho sea con todo respeto, a quien acuñó ese apodo, Art Aragón.

Lo ocurrido aquella tarde en la Ciudad Condal,  marcó la proyección de un joven mexicoestadounidense que cumplió la primera de sus metas propuestas en el boxeo.  

Su celebración es tan recordada como su triunfo, porque aunque en aquella Olimpiada representaba a Estados Unidos, y en honor a sus raíces mexicanas, desfiló sobre el ring con banderas de ambas naciones y con una gran sonrisa.   

El Consejo Mundial de Boxeo, en un comunicado,  felicitó a Óscar de la Hoya, a un cuarto de siglo de este acontecimiento que marcó el comienzo de una gran carrera boxística, en la que conquistó cinco coronas mundiales en diferentes divisiones y obtuvo una más desde el escritorio, que lo llevó, después de su retiro,  a ser un exitoso promotor.

 

Notas relacionadas

Escribe un comentario