Londres.- El apoderado del campeón mundial mediano del CMB, FIB y AMB, Gennady Golovkin, Tom Loeffler, cree que el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez está complicando sus negociaciones para pelear con su representado, a fin de que su siguiente pelea sea con un rival más fácil que “GGG”.

Ambas partes mantuvieron serias negociaciones para una potencial segunda pelea entre ambos púgiles el 15 de septiembre.

EL DINERO, CLARO, EL MOTIVO DE LOS OBSTÁCULOS

Pero las pláticas parecen haberse roto debido a diferencias con la división  del dinero.

Como es sabido, ambos púgiles estaban programados para pelear en un desempate el 5 de mayo pasado, pero todo ello se vino abajo por el consumo de clenbuterol por parte del jalisciense, que le dejó una suspensión de seis meses en Nevada, que cumplirá antes del 15 de septiembre.

De acuerdo con Lorffler, el “Canelo, o mejor dicho su equipo, se mantiene firme en la petición de una división de la bolsa de 65-35 en favor del retador, pero taquillero mexicano, mientras el otro lado desea algo que para ellos sería más justo, es decir, un 50-50, con el argumento de que “GGG” es el campeón.

Lo cierto es que si bien Golovkin es el campeón, le tocó serlo en una época en la que la ambición de los organismos rectores, o con reconocimiento de los fans y los medios, ha “matado” el valor de esos campeonatos rebajándolos y trivializándolos, creando múltiples versiones de los mismos (para cobrar sanciones por su disputa) que sólo confunden a los aficionados y les restan valor ante los medios, en concreto ante la prensa que desde hace más de 20 años no tiene espacios en sus planas para darle cobertura a todos.

Por el otro lado, ante la caída en picada de la percepción de los campeonatos entre la afición y los medios masivos, quienes mandan hoy día son las figuras y no los campeones, salvo que éstos tengan algo más valioso, o sea, el reconocimiento de la afición y su simpatía o algo más valioso, incluso que ello, su antipatía, como sucede en el caso de Álvarez, el más grande taquillero de la presente década en el boxeo mundial y quien por ello, puede mandar en una negociación, pues es él al que la afición, de las arenas, o de la televisión, paga por ver.

Al respecto, el máximo jerarca de Golden Boy Promotions, Óscar de La Hoya ha dejado claro en numerosas entrevistas que la nueva posición de Golovkin solamente prueba que está asustado de tener una segunda pelea con el jalisciense.

CANDIDATOS

De La Hoya, por lo tanto, ya hace movimientos para asegura un oponente de repuesto con candidatos como Daniel Jacobs (34-2-0 con 29 kos) , Billy Joe Saunders (26-0-0 12 kos) y Gary O’Sullivan (28-2-0 20 kos), entre ellos.

“Él (Golovkin) quiere una división más justa del “Canelo” respecto a lo que acordamos para el 5 de mayo”, reconoció, por su lado, Loeffler al diario Las Vegas Review.

“Me gustaría aún hallar una manera de arreglarlo, pero parece que “Golden Boy Promotions” y el “Canelo” se están haciendo a los mismos y diciendo que Gennady no quiere pelear con él”, agregó el apoderado.

GOLOVKIN HA CUMPLIDO, “CANELO” NO Y POR ESO MERECE MEJOR REPARTICIÓN

“GGG no es aquí el que ha fallado sus exámenes de doping. Él siente respeto por ello y por ello mismo merece ir igual en la bolsa. Está frustrado, dijo sí a todos los términos el 5 de mayo y habría acatado a todos ellos, pero ya que el “Canelo” no fue cuidadoso con lo que consumió, debería entonces obtener una división de ingresos más alta y más pareja”, consideró Loeffler. 

“Me parece que es una vergüenza, esta es la más grande pelea en el deporte del boxeo y me parece que también lo es si ambas partes no pueden hallar una manera para hacer que la pelea suceda. “Canelo” no quiere esa pelea viniendo de un año de inactividad (su última pelea fue con Golovkin en septiembre)

“Por ello, me parece que están buscando una excusa para no agarrar la pelea y buscar una fácil y es una elección de ellos. No podemos forzarlos a pelear con GGG”, concluyó Loeffler.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here