Los Ángeles.- El boxeador mexicano Saúl “Canelo” Álvarez aceptó someterse a las reglas de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) que estipulan que no puede pasarse de 10 libras  respecto al límite de la división que fuere (en este caso el de peso medio , 160 libras o 72.562 kilos) la mañana del día de la pelea de campeonato que él tendrá contra el kazajo Gennady Golovkin.

Álvarez se sujetará a ese reglamento con tal de disputar el título de la FIB que esa noche estará en juego, además del de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y el de cuestionable reconocimiento de la Organización Internacional de Boxeo (IBO).

El “Canelo” hará el esfuerzo adicional por la corona de la FIB o cuál él considera vale la pena, a diferencia de como considera ocurre con el fajín del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que él rechaza de manera sistemática por los problemas que tiene desde que rehusó defender, precisamente, la corona mediana de ese organismo ante Golovkin tras “acuñar”, días atrás, la famosa frase “vamos a dejarnos de mamadas” con la que aceptaba pelear con el europeo.

Álvarez rehusó, tras lanzar ese “vamos a dejarnos de mamadas” sobre el ring, engallado tras noquear a Amir Khan, en presencia de Golovkin a quien finalmente rehusó enfrentar, generando claras, comprensible suspicacias de que le tenía miedo y que le dejaron la imagen de un “bocón”.

Empero, para quienes conocen y entienden los entretelones del boxeo, Álvarez no peleó con el kazajo, no por miedo, sino porque las circunstancias de negociación de la pelea en el marco de la disputa del título no le ofrecían las condiciones económicas satisfactorias acorde, no a su estatus de campeón, sino al de súperestrella y generador de decenas y cientos de millones y millones de dólares con su concurso boxístico. 

En consecuencia, el CMB le quitó a Álvarez su reconocimiento como campeón y se lo dio de manera automática a Golovkin, causando el enojo y la postura inamovible del “Canelo” de no querer nada con el organismo que Mauricio Sulaimán encabeza.

El matchmaker de Golden Boy Promotions, Robert Díaz, confirmó a boxingscene.com que Álvarez peleará por la corona FIB de Golovkin y por las otras mencionadas, sin importar que tenga que volverse a subir a la báscula la mañana del sábado.

La FIB implementó el pesaje matutino en sus peleas de campeonato mundial  como una medida de precaución, de manera que los boxeadores que tomen parte en sus peleas, sean por cetros del orbe o regionales, se vean forzados a limitar la ganancia de peso para la pelea de esa noche, tras haber tenido la ventaja de subir a la báscula un día antes.

La AMB, el CMB, la OMB e incluso la de mínimo reconocimiento IBO no estipulan en segundo pesaje, a diferencia de la FIB.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here