Mérida- El presidente de la Liga Intermunicipal de Beisbol Yucateca (LIBY), Diego Díaz, admitió la posibilidad de que su circuito, que hasta ahora se mantiene al margen del béisbol amateur organizado, no sólo estreche lazos con la Asociación Yucateca del Ramo (ABAY), sino que se afilie a ella.

En un comunicado en el que se refiere a los lamentables hechos de ayer en Celestún, donde la afición local ingresó al terreno de juego a golpear al equipo contrario de Dzilm Bravo, Díaz antepone la civilidad a la liga que él creó y encabeza.

PUEDE INTERESARTE

El ex melenudo Francisco Lugo encabeza lista de castigos por bronca en Tijuana

Agreó que si para evitar la violencia y situaciones como las acontecidas en los dos últimos fines de semana en Maní y en Celestún es necesario sumarse a la ABAY, lo hará.

CASTIGO DE DOS AÑOS

Tambien confirmó, como anticipó ayer Península Deportiva, que el castigo al campo de Celestún será de veto y lo será por una duración de dos años.

Diego Díaz añadió que la seguridad de los peloteros y de las familias asitentes a los campos de béisbol está por encima de cualqier eventual diferencia entre la LIBY y la ABAY.

Asimismo, sostuvo que todo aquél que atente contra el béisbol, umpires, peloteros, aficionados, no debe tener cabida en este deporte, sea en las ligas afiliadas o no.

Finalmente, pidió actuar a la brevedad para detener este flagelo antes de que suceda una tragedia en algún mometo posterior.

Las broncas en los campos de beísbol de Yucatán se han visto favorecidas y quizás alentadas por la tímida participación de las fuerzas policicas locales.

Tal fue el caso de los problemas registrados en Maní el día 9 pasado y el Celestún ayer 16 de junio de 2019.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here