Mérida.- Los Diablos de la Bojórquez vencieron esta tarde 7×2 a los Constructores de Cordemex, al iniciar la séptima jornada de la Liga Meridana de Béisbol de Invierno (LMBI) que se disputó hoy en el campo “Miguel Cardeña Blanco”, donde los “luciferes” contaron con sólida serpentina de Gerardo Ramírez.
Ramírez, quien aisló tres hits en seis sólidas entradas, y el explosivo respaldo de 11 imparables, incluidos un bombazo de tres carreras de Yansiel Agete.
 Gerardo enderezó el camino, después de recibir espectacular trancazo por el jardín izquierdo del novato Rígel Pérez, quien al tercer disparo descargó el bombazo que les dio a los Constructores, en el mismo primer episodio, tempranera ventaja.
De inmediato, los Diablos emparejaron el marcador en su turno del fondo de la primera entrada al abrir la tanda Gerson Manzanillo con doble y tras dos fuera, anotó impulsado por imparable de Luis Mauricio Suárez, un peligroso “globito” bien colocado detrás del parador en corto que casi atrapa el cubano Yolbert Sánchez.
El descontrol de Ramírez se presentó en el segundo capítulo al obsequiar par de bases por bolas pero salió sin daño y de paso hilvanó una cadena de siete retirados en hilerita hasta el cuarto rollo cuando Oswaldo Cabrera conectó el segundo sencillo.
El ataque no prosperó, pese a dejar la casa llena al combinarse un pecado y el segundo imparable de la entrada que conectó Luis Pereira, pero el mánager-jugador Leo Arauz bateó para doble matanza.
Después de sortear el peligro, Ramírez hilvanó otra serie de siete retirados en fila india hasta que la base por bolas que regaló abriendo el séptimo episodio marcó su despedida del juego y con la satisfacción del sensacional trabajo realizado que le permitió acreditarse la victoria.
Completó su labor con una carrera, tres hits, cinco bases, con tres retirados por la vía de los strikes. Lo relevó Sergio Chuil, quien admitió la última carrera de los Constructores en la octava entrada.
Wílberth Aguilar disparó el cuarto y último imparable del equipo visitante y fue forzado en la intermedia con rodado de Yolbert Sánchez, quien avanzó con el error de Agete, el segundo en su cuenta y la segunda base por bolas seguida que recibió Julián Briceño le permitió remolcar la carrera de “caballito”.
La amenaza terminó con la cuarta doble matanza que ejecutó la defensiva infernal y para cerrar con broche de oro, Chuil, quien se apuntó el salvamento, despachó la novena entrada con scón de ponchados.
Después de permitir la carrera del empate en la primera entrada, el derrotado Jafet Canto le colgó a los Diablos un par de argollas en los siguientes dos episodios pero en el cuarto rollo fue acribillado con infernal ataque de cinco carreras que sentenciaron el partido.
El desfile de 10 bateadores lo inició y terminó Raymundo Alcalá, quien cedió el primer y el último tercio de la entrada que resultó catastrófica para Canto, a quien le ligaron tres jits, el último de José Cerón, impulsó la primera del racimo.
Una jugada polémica en la antesala al ser puesto fuera Josué Canto, en el intento de alcanzar una base adicional en el tiro al plato, suspendió momentáneamente el juego pero la decisión del ampáyer Heberth Yepez no se modificó.
Imparable de Gerson Manzanillo produjo la segunda carrera que anotó Cerón  y tras gorrear la inicial el japonés Takeru Soria, Yansiel Agete desapareció la pelota llevándose por delante a dos compañeros, coronando de forma explosiva el letal ataque de los Diablos.
Canto fue relevado después de otorgar par de pasaportes y en su lugar entró Vanny Valenzuela, quien le mojó la pólvora a los fusiles de los kisines.
La labor de Canto en 3 entradas y dos tercios fue de 6 carreras, 8 hits, 3 bases, con un ponche, mientras que la de Valenzuela, en 4 actos y un tercio fue de 2 hits, 2 bases, con 3 ponches.
La jornada continuará mañana en Cordemex cuando los Constructores reciban la visita de los Diablos de la Bojórquez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here