Desquite y con intereses de los Bravos de Ciudad Juárez: 2-0

Los Venados van prácticamente a una misión imposible a la frontera el próximo sábado

Mérida.- Los Venados de Yucatán no pudieron en casa y ante más de siete mil aficionados cayeron 0-2 ante los Bravos de Ciudad Juárez en los cuartos de final de la liguilla del Torneo de Apertura 2017.
 
Los visitantes llegaron con el recuerdo de la derrota en este mismo suelo durante el torneo regular y buscaron la revancha…y la lograron con intereses.
 
El escudo de los Venados miraba al cielo, como pidiendo el respaldo celestial. Era la bandera de 25 metros de largo de la Porra Ultrasol que anunció que los ciervos harían valer su localía y la gente, desde las gradas, jugarían su papel. 
 
Era la bienvenida que la afición le dio a sus ciervos y de paso a los fronterizos. 
 
La patada inicial nació de los pies de Nequecaur y con ambos equipos dispuestos a medirse. Sin embargo, fue una jugada justamente en el centro del campo la que obligó al primer cambio por los Bravos FC: Mauro Fernández salió lesionado tras un golpe en la cabeza e Ían Arellano lo sustituyó. 
 
Se contaban apenas seis minutos. Mismo tiempo en el que también ya se contaban tres tiros de esquina para la visita.
 
El árbitro Édgar Morales canjeó la primera tarjeta de amonestación. Una falta por un cartón amarillo para el lateral argentino Gabriel Báez tras una dura barrida en medio campo sobre Elson Días.
 
La venganza no tardó en llegar y fue Mario Ortiz el que la cobró. En un balón disputado le pegó tremendo codazo al capitán Aldo Polo y también se pintó de amarillo a los 12’.
 
Transcurridos los primeros 20 minutos el marcador seguía como empezó pero con una ofensiva visitante más incisiva y que estuvo más cerca de abrir el marcador por conducto de Luis Téllez que en última instancia perdonó ante Navarrete.
 
El ímpetu le jugó una mala pasada a Báez. En una barrida defensiva se llevó entre las piernas al atacante fronterizo. El segundo cartón amarillo apareció para convertirse en una expulsión cuando corrían 26 minutos. 
 
Los Venados afrontaban el duelo de ida con un hombre menos y con la obligación de ajustar líneas para reforzar la defensiva. Marcelo Alatorre entró por Víctor Lojero con la consigna de asentar la parte baja de los astados.
 
Y VINO EL 1-0
 
Otra mala pasada para los de casa. Rodrigo Prieto abrió el marcador con una palomita que dejó sin oportunidad a Navarrete. El reloj marcaba el minuto 35 cuando un centro por izquierda rebasó a los defensores locales y llegó al ariete bravo que no perdonó. 
 
Con el orgullo herido y tras una serie de buenas combinaciones, Nequecaur recibió en balón en tres cuartos de cancha, encaró y rebasó a su marcador y le puso medio gol a Franco Faría que erró su remate de cabeza y lo tiró por un lado. Era el primer aviso claro de los Venados en la recta final de la primera parte. 
 
La primera parte acabó a tambor batiente con los ciervos echados al frente y entre un cobro de falta y un tiro de esquina que milagrosamente no terminó en anotación.
 
La segunda parte inició sin cambios. Los mismos 21 jugadores que terminaron saltaron nuevamente al campo de juego.
 
El segundo aviso de los ciervos llegó tras un desborde de Faría y un centro rechazado por la defensiva que remató el hombre de hierro, Andrés Iniestra, y mandó a las nubes, pero que sirvió para sacudir el ánimo en casa. 
 
Pese a jugar en desventaja, los Venados comenzaron a copar la llanura y a imponer su juego, pero el ansiado gol se negaba a llegar para los yucatecos.
 
Al 64’, los Bravos FC ajustaron su planteamiento: salió el amonestado Mauro Ortiz y Raúl Enríquez ocupó su lugar, mientras que los ciervos cargaron su ataque por la banda derecha entre Faría, Alatorre y el todoterreno Iniestra.  
 
Los Venados estaban volcados al frente y los Bravos aceptaron el rol recesivo a cambio de contraataques. El ajedrez planteado por el técnico Miguel Fuentes estaba claro: salir con un gol de visitante de la cancha del Iturralde. 
 
Otra vez Faría, ahora al 75’, que encaró en el borde del área y lanzó bombazo que salió apenas desviado por encima de la puerta. Esa fue la última jugada del argentino, quien inmediatamente después cedió su lugar a Omar Islas. 
 
Un cambio más envió Marioni: el yucateco Ulices Briceño ingresó por Aldo Polo a 10 minutos del final. Era la última intentona para buscar el empate que permitiera llegar con más tranquilidad a la vuelta. 
 
Y CAYÓ EL 2-0
 
Sin embargo la igualada no llegó. Cuando mejor jugaban los amarillos cayó la segunda anotación para los Bravos.
 
Fue una descolgada en la que Josué Gómez recibió en los linderos del área y cruzó al guardameta yucateco.
 
Los ciervos no bajaban los brazos: Omar Islas tuvo en los pies la anotación que finalmente no llegó por una buena intervención del portero Edmundo Vázquez y una gran dosis de suerte cuando el defensor, en su intento por despejar, estrelló la pelota en la base del poste. El autogol estuvo cerca, pero finalmente no cayó.
 
Los Venados viajarán este viernes 17 de noviembre a Ciudad Juárez, Chihuahua, para disputar al día siguiente, el sábado, el juego de vuelta contra Bravos en el estadio Olímpico Benito Juárez de esa ciudad fronteriza. El encuentro está programado a las 9 de la noche hora centro. 
 
Alineación Venados FC
Armando Navarrete, Manuel López, Braian Molina, Gabriel Báez, Luis Sánchez, Aldo Polo, Andrés Iniestra, Emanuel Guzmán, Franco Faría, Víctor Lojero y Luciano Nequecaur
 
Alineación Juárez FC
Edmundo Vázquez, Luis López, Elson Junior, Willian Antunes, Alejandro Berber, Luis Téllez, Mauro Fernández, Magno Aparecido, Irving Dávalos, Rodrigo Prieto y Mario Ortiz.
 

Notas relacionadas

Escribe un comentario