Tuxtla Gutiérrez.- Romeo Anaya, el primer boxeador y deportista que puso a Chiapas en el mapa mundial tuvo una injusta, pero esperada despedida de parte de su propia tierra, donde no hubo mayor aspaviento y pesar más allá de sus propios familiares y allegados.

Ni el gobernador Manuel Velasco Coello, que lo utilizó en enero pasado como pretexto para tomarse una foto con Julio César Chávez y esa sí, difundirla en la página web del Instituto de Comunicación Social de Chiapas, ni el Instituto del Deporte, tuvieron mensajes en esos portales, ni en redes sociales en los que hicieran mención del deceso del hombre que fuera el primer campeón mundial chiapaneco y del sureste mexicano en cualquier disciplina.
La prensa loca que parece no tener gran memoria y que está futbolizada con un equipo promedio, media tabla, sí recordó en algunos de sus espacios web al “Lacandón”, pero sin trabajos destacados del destacado deportista que murió virtualmente en la miseria.
Si acaso, el periodista Daniel Herrera del Heraldo de Chiapas fue el que escribió la mejor remebranza (de las que pudimos hallar) sobre lo acontecido…hela aquí con nuestro pésame a la familia del fallecido guerrero a quien hace unos años tuvimos el gusto de conocer, saludar y hasta comer con él en Tuxtla Gutiérrez.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
FALLECIÓ EN NOCHEBUENA
El Heraldo de Chiapas
26 de diciembre de 2015


DANIEL HERRERA

DESPUÉS de varios años luchando contra sus propios males y tras un desafortunado desenlace, falleció en esta pasada Nochebuena el mítico Romeo ´Lacandón’ Anaya, referente del boxeo chiapaneco y figura del deporte del sureste.

Con un legado que desglosa capítulos como el Título Mundial del Peso Gallo, versión de la AMB (1973), y el Campeonato Nacional de 1971, el púgil de Cahuaré despertó el interés de propios y extraños con una historia propia de un guion cinematográfico que, sin embargo, no ha podido tener el mejor final, aunque su recuerdo quedará grabado con letras doradas e indelebles en la historia del boxeo estatal.

Una vida de excesos en el crepúsculo de su vida le había dejado serias secuelas que se agravaron el pasado 17 de noviembre luego de un accidente doméstico en su vivienda de San José de Terán. Una caída fortuita derivó en una urgente hospitalización en el Hospital del Seguro Social de la capital chiapaneca, donde tuvo que ser intervenido quirúrgicamente de la cadera.

Desde la cama 530 del citado centro médico estuvo recuperándose Anaya tras una exitosa pero más que compleja operación, puesto que su avanzada artritis y su preocupante cuadro de anemia habían complicado de manera ostensible la labor del cuerpo médico, debido a la escasa capacidad de coagulación que ofrecía su cuerpo. Incluso se tuvo que recurrir a la ayuda de familiares, amigos y allegados para reunir el suficiente número de donadores que hicieran viable esta última batalla vital.

Sin embargo, la salud del campeón había quedado muy debilitada, necesitando un sinfín de insumos médicos, suero y alimentos líquidos para evitar la deshidratación. En los últimos días de su vida, recluido en la cama de su hogar, apenas podía articular palabra alguna ante sus seres más queridos, que ya temían el cruento desenlace mientras solicitaban a las autoridades públicas y civiles el apoyo necesario para obrar un nuevo milagro. Pero al final no pudo ser.

A las 20:30 horas de la pasada Nochebuena se apagó la llama de Romeo Anaya. Pero con ello, nace así la leyenda de uno de los grandes deportistas que ha podido dar Chiapas en el mundo de los cuadriláteros. Descanse en paz, campeón.

DESPIECE 1_____

Durante su carrera en el boxeo, que funcionó desde 1967 hasta 1.980, Anaya celebró el Campeonato de peso gallo de la AMB del Mundo en 1973 y el campeonato de peso gallo de México en 1971.

RÉCORD

Victorias 46

Por KO 38

Derrotas 19

Empates 1

DESPIECE 2____

UNA IZQUIERDA LETAL, SU GRAN CARACTERÍSTICA

Quienes conocieron a Romeo Anaya no olvidan su feroz golpe de izquierda, que le granjeó numerosísimas victorias en su carrera, entre ellas la del cetro mundial conquistado ante Enrique “Maravilla” Pinder.

Su vida se desarrolló principalmente en el Distrito Federal, ganándose la vida en su infancia limpiando zapatos, cargando mercancía en los mercados e incluso aprendiendo el oficio de hojalatero. Su aterrizaje en el mundo del pugilismo fue casi accidental, puesto que su hermano Raúl fue en, su momento, un boxeador con cierto renombre a nivel local, si bien nunca alcanzó una trascendencia reseñable. Tras comenzar como ‘sparring’ de su propio hermano, Lacandón inició su carrera el 31 de julio de 1967 con una victoria ante el “Costeño” Peña.

Tras 20 combates manteniendo la condición de invicto, Anaya se anotó en tres asaltos el campeonato nacional del peso Gallo el 31 de octubre de 1971, a costa de Alfredo ‘Pollo’ Meneses, convirtiéndose así en el primer chiapaneco en hacer tal hazaña. 

Dos años después conquistaría el título mundial ante Pinder, lo que le reportó una bolsa de 10 mil dólares. Sin embargo, el punto de inflexión se produjo unos meses después, el 3 de noviembre de 1973, con la defensa del cetro ante Arnold Taylor en Johannesburgo (Sudáfrica). Anaya tenía prácticamente vencido a su rival en el noveno asalto, si bien algunos analistas explicaron posteriormente que el conteo arbitral al que fue sometido el sudafricano en la lona le permitió tomar tiempo para reaccionar. Tras esa secuencia, el decimocuarto episodio de dicho combate está calificado por la historia como unas de las peleas clásicas de este deporte. Incluso un periodista deportivo del citado país bautizó el asalto como la lucha “más sangrienta” en la historia del boxeo de Sudáfrica. 

Un derechazo de Taylor en la mandíbula de Anaya terminó convirtiéndose en el golpe definitorio del combate, iniciándose así el declive de Lacandón. Cabe reseñar que Taylor llegó a besar la lona en hasta tres ocasiones en el octavo asalto, lo que, con las reglas actuales de la AMB, se hubiera dado automáticamente como campeón a Romeo Anaya.

Su fama le hizo ganar mucho dinero, cuestión que se diluyó por su estilo maniroto y, al mismo tiempo, vitalista, incapaz de mitigar sus excesos. Al final, entre tantos vaivenes económicos, el año 2005 se convirtió en otra fecha importante para él, al inaugurarse el Centro de Alto Rendimiento de Boxeo Amateur “Romeo Anaya” en su querida colonia de San José Terán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here