Nueva York.- El campeón mundial pesado del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el estadounidense Deontay Wilder, retuvo por séptima ocasión su corona al noquear espectacularmente en el décimo round al cubano Luis “King Kong” Ortiz, este sábado en el combate estelar de una cartelera promovida en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos.

Wilder acabó con Ortiz de manera huracanada al someterlo duramente para enviarlo a la lona en par de ocasiones y así acabarlo.

Wilder lanzó duras combinaciones en la primera caída, aprovechando su mayor alcance y fortaleza. Una izquierda a la oreja de Ortiz lo dejó en malas condiciones.

El cubano se fue pesadamente a la lona y Wilder sabía que solo era cuestión de segundos para acabar el combate.

En la segunda caída, Ortiz estaba indefenso, siendo sometido por el estadounidense. Dos duras derechas y un gancho mandaron a la lona al antillano, provocando la rápida intervención del referee David Fields para dar por terminada la pelea.

El cubano tuvo chance de acabar la pelea en el séptimo round, cuando tuvo a merced a Wilder, atacándolo con todo, pero no logró ese golpe de gracia ante un rival muy afectado.

La pelea comenzó un poco fría. En el primer round, el cubano soltó una buena mano derecha que echó para atrás a Wilder.

Fue un asalto de mucho estudio, pero el cubano Ortiz tuvo un mejor cierre para llevarse ligeramente el asalto. Hubo mucha precaución de ambos peleadores. Una buena mano derecha puso a pensar a Wilder de la potencia del cubano.

En el segundo round, Ortiz se resbaló en una de las esquinas, pero no hubo caída válida. Ortiz presionaó, pero no logró conectar golpes de mucha consideración. Eso sí, es quien está tratando de generar pelea.

En el tercer round, el público comenzó a abuchear, porque Ortiz presionó, pero Wilder siguió para atrás, con mucha cautela. Es un round de muy poca acción y eso inquietó a los aficionados.

Las acciones continuaron frías en el cuarto round, con un poco de presión del cubano Ortiz, ante un rival siempre cauteloso como el campeón Wilder.

En el quinto round, Ortiz siguió presionando, esta vez llegando con algunos golpes de poder. Pero una dura derecha de Wilder mandó a la lona al cubano Ortiz, quien se puso pie, diciendo que está en buenas condiciones, pero se notó que estaba mal.

En el sexto, ambos se conectan golpes de poder. Wilder más suelto, tirando sus manos, y llegando a la humanidad de Ortiz, quien sigue presionando.

En el séptimo, Ortiz sometió con todo a Wilder, lanzándole impactos de todo tipo. Wilder conectó una buena derecha, pero Ortiz respondió con un gancho de derecha y luego una izquierda, que puso en malas condiciones a Ortiz. El cubano presionó en todo momento, sometiendo y llevando a las cuerdas a Wilder.

En el octavo, Ortiz siguió presionando, con mucha cautela. No se desesperó y continuó con su constante ataque a la humanidad del peleador estadounidense.

El noveno bastante frío, con Ortiz siempre llevando un poco la presión. El cubano gana el round, pese a un poco de presión que puso Wilder en el final del asalto.

En el décimo, Ortiz recibió una poderosa derecha que lo puso en malas condiciones y fue a la lona por el bombardeo de Wilder. Luce en malas condiciones, cayó dos veces y se produce el final del combate a los 2:05 minutos de ese décimo round.

Con esta victoria, Wilder logró la séptima defensa de su corona, elevando su récord a 40-0, con 39 nocauts. Ortiz vio caer su record a 28-1, con 24 nocauts. Pero lo más importante después de este combate, es que Wilder queda en ruta de enfrentar al inglés Anthony Joshua, si éste vence al Joseph Parker el próximo 31 de marzo en el Reino Unido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here