Russel Gutiérrez habla en sus temas peloteros de cómo la Liga Mexicana de Béisbol inicia con bombo y platillo una campaña que parecía estar condenada al fracaso