(Segunda parte)

Mérida.- Los errores de una directiva bisoña, novata, derivados de su entusiasmo y reflejados en el armado de un equipo al vapor, pero que tendría un buen sino, marcaron el inicio de la historia de los Venados de Yucatán de quienes al cumplirse 30 años de su estreno, península deportiva prosigue este breve recuento de su ya vasta historia 

Uno de los directivos pioneros del club, Alfredo Preve Castro, citado por la prensa yucateca en los inicios del equipo en 1988, admitió esos yerros de los que él y un grupo de amantes del balompié aprendieron rápidamente y les dieron la vuelta.

Esos amantes de fútbol cuyos nombres permanecieron en la opacidad inicialmente, finalmente decidieron dejar el anonimato antes de que el desarrollo de los hechos y la prensa averiguaran quienes eran.

Así, además de Preve Castro como vicepresidente, el presidente era Jorge Arana Palma; el secretario, Alfonso Palma Leal; el tesorero, César Zepeda Cruz; el coordinador general, Luis Bernés Vinadé y el administrador, Mario Eduardo Aguilar Ceballos.

 

Como consejeros, dos personalidades importantes, una de ellas vinculada al éxito en el deporte: Jorge Aguilar Ceballos y William Abraham Dáguer, artífice de la más grande época deportiva de Yucatán apenas unos años atrás de aquél 1988.

Además de Mario “Pichojos” Pérez, el cuerpo técnico estuvo integrado por el preparador físico, Leonel Traconis y los doctores, Felipe G. Cantón Cuevas y Raúl Euán Avila.

Y LLEGÓ EL DÍA UNO, UN 2 DE SEPTIEMBRE

El viernes 2 de septiempre, los Venados hicieron el viaje, ya no en camión, al menos en avión hasta México, hasta la bella y futbolera Guadalajara, Jalisco, donde iniciarían formalmente su historia en el mítico estadio Jalisco, sede, 18 años antes de las hazañas de Edson Arantes “Pelé” y dos años previos, de Michel Platiní, en los mundiales de México 1970 y 1986, respectivamente.

los Gallos Azucareros de Jalisco estropearon el debut de los Venados de Yucatán en Segunda División A, al derrotarlos 2-0 en el Estadio “Jalisco” de Guadalajara.

Las cosas no iniciaron muy bien para los “benjamines” del circuito de ascenso:

Al minuto 18, el venado Arnulfo Trejo cometió un foul sobre Gastón Obledo justo al inicio del área yucateca, para que el árbitro pitase el penalty.

Gastón Obledo (de pénalti) (a los 20 minutos) puso el balón a un costado engañando al portero Homero Pasallo que se fue con la finta y aceptó el primer gol en la historia de la franquicia.

Luego, Rubén Lomelí hizo el segundo para asegurar la victoria para los emplumados. El mediocampista Obledo (quien cobraría cierta fama con el Atlante en la Primera División) fue un dolor de cabeza para la zaga peninsular.

El gol de Obledo, de penalty, y el de Lomelí lograron perforar la meta de Homero Pasallo, para que los Gallos se embolsaran sus primeros puntos de la competencia y le aplicaran una desagradable bienvenida a los astados en el circuito.

Luego del encuentro, el director técnico de los peninsulares, Mario “Pichojos” Pérez, dijo sentirse tranquilo ante la derrota. “No es para ponerse a llorar. Falta mucho camino por recorrer.

El resultado desgraciadamente no fue bueno. Un buen resultado era ganar, pero también el rival cuenta y por ratos jugó mejor que nosotros”, reconoció.

La alineación del estreno: Homero Pasallo Víctor Hugo López Picón, Enrique Rivas, Marco Antonio Urciño, Arnulfo Trejo, Baltazar Acosta, Rubén Cuevas, Arturo Capellini, Alonso Diego, Luis Arana (´20 Ramón Torres) y Ramiro Torres.

El sábado 12, a su retorno a Mérida, los Venados llegaron con 13 jugadores solamente, debido a que los zagueros Arnulfo Trejo y Enrique Gutiérrez abandonaron al equipo y regresaron a sus lugares de origen. 

Así, con un plantel cojo, mocho, con una derrota, pero con deseos, los Venados se prepararon para levantar la cortina del estadio “Carlos Iturralde Rivero” e iniciar su historia en casa y buscar su primer triunfo y su primer gol….(continuará).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here