Foto de Daniel Negrete.

Mérida.- Lo que había sido una práctica tranquila, dentro de lo programado en el campo de fútbol de la Universidad Modelo devino en una breve “melée” al final del entrenamiento que hizo olvidar a Diego Maradona las buenas intenciones que tuvo de tratar con los fans que se le acercaron esta noche.

Tras su arribo por la tarde, antes de las 16:00 horas al aeropuerto internacional Manuel Cresencio Rejón con sus Dorados de Sinaloa, el “Pibe” dirigió, ya por la noche, un entrenamiento de unos 40 minutos en los que fue observado por un grupo de fans que llegaron tras trascender su presencia en ese sitio, vía redes sociales.

Al final del entrenamiento, los fans pudieron acercarse al,  más para bien que para mal, ícono de íconos, del fútbol mundial, quien, contra lo que muchos pudieron haber supuesto, se mostró dispuesto a atenderlos y hasta, al parecer, de buena gana.

El problema vino cuando los asistentes, incapaces de guardar el orden, se le fueron encima al astro de astros, al que terminaron rodeándolo, haciéndole “bolita” y acosándolo.

Todos hablándole al mismo tiempo, cada vez más en voz alta, pidiéndole x o y cosa, tocándolo, generando primero decepción y luego fastidio en el entrenador del “Gran Pez”, que ante lo que ocurría dio por concluida la convivencia, para dirigirse al transporte.

Todavía un irrespetuoso fue tras él y quiso tocarlo por la espalda y tras no serle permitido le gritó, por su silueta, que era “una cebollita”.

Y así, “el 10” llegó a la Universidad Modelo, donde terminó poniéndole un cero a quienes pretendieron tocar la “Mano de Dios”. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here