Monclova.- Cabizbajos, meditabundos,
heridos en su orgullo y con las colas entre las patas. Así llegaron los Leones
de Yucatán a la sede de los Acereros del Norte con la encomienda de enderezar
el rumbo desde esta misma noche.

La otra orilla está
cerca y si los melenudos quieren regresar a la postemporada, tienen que ponerse
las pilas y buscar más victorias que derrotas, ya sea en casa o en la
carretera.

Los aficionados yucatecos
están cansados de tener un equipo sin alma, vida y corazón. Si bien es cierto
que algunas veces logran triunfos increíbles como los partidos del domingo
anterior en Mérida, y el martes, en Torreón, también es verdad que en ocasiones
arrastran la cobija y parecen un equipo del montón.

En ocasiones, da la
impresión que existe algo “podrido” dentro del equipo. No sabemos si es
inconformidad con la directiva o con el mánager en turno. Ya botaron a Daniel
Fernández y a Marco Antonio Guzmán por los malos resultados.

Pero está más que bien
visto que no ha sido culpa del mánager. Sin pitcheo abridor confiable, relevo
de segunda clase y con extranjeros que solamente salen a “cumplir”, no se puede
llegar al objetivo de lograr el pase a la fiesta de agosto. Así de simple.

Los felinos perdieron la
serie 1-2 ante los Vaqueros y tienen cifras de 2-8 en ese renglón cuando están
fuera de su cueva.

La misión no es nada
fácil, debido a que han perdido dos veces consecutivas por “limpia” ante los
fundidores (2012 y 2011). En 2010 y 2009 no se enfrentaron cuando no hubo
juegos interliga y desde 2008 los Leones solamente vencieron una vez a sus
rivales en turno, cuando el 7 de junio los blanquearon 6×0.

El sonorense Oscar
Rivera (1-5), quien pasa por una mala temporada, lleva 10 salidas sin conocer
la victoria. No gana desde el 29 de marzo en aquella apretada victoria de 1×0
ante los Rojos del Aguila en el nido jarocho, cuando lanzó 6 episodios de 3
jits.

Rivera ha tenido la
suerte de espalda, ya que en varias ocasiones lanzó en excelente forma, pero
simplemente no tuvo respaldo ofensivo y hasta defensivo de sus compañeros.

Los Leones se mantienen
en el quinto lugar de la Zona Sur, pero tienen que ganar más seguido para poder
aspirar a la clasificación. No deben confiarse ni esperanzarse de otros
resultados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here