Kanasín.- Decenas de peronas, entre familiares, amigos y algunos fans asistieron esta tarde a la despedida terrenal del ex púgil Enrique “Maestrito” Orozco Herrera, fallecido la noche del miércoles pasado en el Hospital de Alta Especialidad de esta ciudad, a los 43 años aquejado por complicaciones de la leucemia de la que ya había salido, pero que lo dejó débil y frágil.

Unas 100 personas llegaron hasta el cementerio de esta ciudad para despedirlo en la misma tumba en la que su único hijo había sido sepultado unos cuatro años atrás, tras morir a los 15 años víctima de un paro cardíaco repentino.

Acompañado por su esposa, Anahí, su hermana Leticia y su tío, el ex campeón mundial Juan Herrera, entre otras personas, el ex púgil llegó al sepulcro, donde fue despedido por todos ellos, así como por el réferi Luis Chi y el promotor Luis Rejón Castillo, quien fue una especie de último padre para el “Zurdo”, como era conocido más íntimamente en el boxeo.

El cortejo, salido a las 15:03 de la funeraria Poveda (calle 65 x 64 y 62), donde hace ya más de 20 años fue también velado el ex monarca wélter Adolfo Sanjeado, llegó al cementerio a las 15:54, para bajar el ataúd y trasladarlo a través de una estrecha vereda, donde fue depositado en un soporte para el último adiós que le fue dado por sus familiares.

Juan Herrera, vestido sencillamente y con un sombrero de palma, consoló a su sobrina Leticia, última sobreviviente de la familia Orozco Herrera (sus padres Enrique y Teresa ya también fallecieron) y a su singular manera le dijo a su sobrino tocando su frente: “Hay me saludas a todos por allá, le hablas bien a Dios de mi”.

El sepelio concluyó exactamente a las 16:30 horas, cuando los sepultureros terminaron de sellar la bóveda en la que depositaron por la parte frontal e inferior (la parte superior tenía una serie de ornamentos y techo) el ataúd gris que contenía el cuerpo del malogrado ex púgil.

Previamente, una rezadora oró una serie de plegarias y cánticos católicos como “Entre tus Manos”, rematados por el “Padre Nuestro” y “Dios Te Salve María”, para dar paso a la despedida, justo antes de que comenzaran a caer unas gotas de agua que advertían una pronta lluvia.

Así, Orozco, despedido por muchos de sus amigos, entre ellos también Luis Rejón jr., quedó en su morada definitiva en el mismo municipio en el que casi cinco años atrás se presentó por ultima vez en una pelea oficial, pero que tuvo también tintes de exhibición, promovida por Yucatan Boxing de Luis Rejón y José “Pepe” Rivero.

EL VELORIO

Antes, en el velatorio asistieron entre otros, Luis Enrique Keb “Baby Luis II”, Silverio “Chamaco” Ortiz sr. y su esposa, la profra. Mercedes Ley Ku, y el presidente de la Comisión de Boxeo (CBM), Santiago Basto Mejía, así como los periodistas Martín González Canto, Gaspar Silveira, los también informador es y réferis, Mario Alfredo “Freddy” Ríos, Jesús Manuel Erosa “Chichonal-Papito” y algunos otros hombres de la pluma no identificados, aunque Juan Herrera, en su singular manera, dijo que por el momento pensó que uno era “el bisnieto de San Martín de Porres”.

La sala estuvo plena de arreglos florales y coronas, además de un cuadro del ahora eterno ausente en su mejor época, cuando iba en ascenso y recién había ganado el cetro mosca del Mundo Hispano el 20 de febrero de 1993 al guanajuatense radicado en Jalisco, Rafael “Bazooka” Orozco.

Que en Paz Descanse, nuestro perpetuo amigo, Daniel Enrique “Maestrito” Orozco….Dios se apiadó de él, de sus dolores y de las cicunstancias tan difíciles que le tocaron en los últimos años de su corta vida. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here