“Ahora me daré cuenta si la gente me recuerda con cariño”: Sievers

El nuevo coach melenudo, además de su regreso a Mérida, también habla sobre el “Chapo” Vizcarra

Con información de Marco Antonio Sánchez, reportero del Diario Por Esto

Mérida.- Parece que fue ayer cuando un jovencito, casi niño, se presentó a las oficinas de los Leones en la ya derruída Cervecería Yucateca, acompañado de un serpentinero sinaloense de apellido Leyva, que a diferencia suya, no la hizo en la Liga Mexicana de Béisbol (LMB).

En aquél día primaveral de 1992, al hacer antesala con la gentil secretaria Lucía Canul Hau, para que el vicepresidente de los Leones, Jorge Carlos Menéndez Torre, con su voz grave, estridente, lo recibiera, Carlos Sievers Brathwaite, seguramente se preguntó si dejar la calidez de Paraíso, Tabasco valdría la pena…la respuesta parece ser: Sí.

Hoy, 26 años después, aquél “osito mielero”, como sus compañeros de entonces le llamaban, “cotorreándolo” por ser el menor del club, junto con el oaxaqueño Humberto Chévez, regresa a las praderas del Kukulcán dispuesto, con gusto a ponerse la melena que se rasuró en 2001, para partir hacia los Olmecas de Tabasco.

Ya como coach de bateo de la edición 2018 de los Leones, Sievers pisa de nuevo el Kukulcán, el mismo, donde ante un estadio lleno, leyó una carta desde el home plate, pidiéndole a Dios por la salud de quien lo debutó en la LMB, Fernando Villaescusa, aunque debió conformarse con saber que el “Capitán Coraje” llegó al cielo, tras ser “ponchado” por el cáncer. 

¿ME QUIEREN O NO ME QUIEREN?

A 17 años de su salida, “Charlie” Sievers tiene una inquietud adicional a la de saber si aunque sea como miembro del cuerpo técnico será campeón con los Leones: cómo será recibido por la afición.

“Ahora me daré cuenta si la gente me recuerda con cariño, ya que cuando venía con los Tigres de Quintana Roo no me recordaba con mucho cariño”, reconoció entre risas.

Se dijo bendecido de regresar a Mérida, al equipo que me vio nacer como profesional, donde jugó por ocho años, con el equipo que le dio la oportunidad de debutar como profesional.

“Estoy contento de regresar a casa después de tantos años, vengo a trabajar esperando ser influencia para los jugadores buscando obtener el campeonato”, agregó al recordar el campo en el que se estrenó como pelotero profesional.

Para Sievers, los Leones de Yucatán tienen la obligación de ser campeones en esta temporada, y no sólo de calificar a los play offs.

El tabasqueño de padres panameños regresó a la selva como parte del cuerpo de coaches del nuevo mánager de los felinos, Roberto “Chapo” Vizcarra, con quien ha trabajado por algunos años.

“Es obligación ser campeón, por eso se está haciendo este Mini Camp (dijo al referirse a la minipretemporada), por eso comenzamos a trabajar más temprano, la directiva, desde el invierno, todos tenemos que estar pensando en el campeonato”, comentó el ex toletero.

Sievers debutó con los Leones de Yucatán en 1992, siendo este su primer equipo como profesional, estando en la organización hasta el 2000, cuando sin recibir jamás una real oportunidad, pasó a la escuadra de su tierra natal, los Olmecas de Tabasco hasta 2008.

“El equipo no tiene muchas cosas que comprobar, excepto ganar el campeonato, ya el play offs no nos sabe mucho, para nosotros calificar es obligatorio; todos deben de estar preparados para eso, entrenar dura y prepararse con la mentalidad de ser monarcas, no menos”.

El ex primera base también jugó en la Liga Mexicana con los Tigres de Quintana Roo y Rieleros de Aguascalientes; y en el Pacífico con los Venados de Mazatlán, Cañeros de Los Mochis y Águilas de Mexicali.

ELOGIOS AL “CHAPO”

Por último, al respecto del nuevo mánager de los melenudos, con quien ha trabajado en otros equipos, Carlos no tuvo más que palabras de elogio y admiración.

“Es un tremendo mánager y es un gran estratega, además como persona, hablando a título personal, es un tipo que te deja trabajar y tiene buena comunicación con el equipo, me gusta trabajar con él”. 

Notas relacionadas

Escribe un comentario