¡¡Bienvenido Corey!!

El regreso del estadounidense fue mucho mejor de lo esperado

Por Jorge Canto Alcocer

Mérida.- El “Efecto Wimberly” revoluciona a Leones y los pone en la ruta del liderato
Los números esta vez no son nada fríos. Son espectaculares, contundentes, irrebatibles. Corey Wimberly llegó, y el cariz ofensivo de los Leones cambió.

En una semana fantástica con la majagua, los melenudos anotaron 42 carreras y, sobre todo, batearon con tremenda oportunidad. El estadounidense le sonó para .400, pero lo más extraordinario fue la eficiencia y productividad de su bateo, pues estuvo directamente involucrado en 14 de las carreras yucatecas, es decir, la tercera parte de las mismas. El cuadro se completa con un tremendo .516 de porcentaje de embasamiento y cuatro robos en seis intentos. ¡Fabuloso!

Todo el orden al bate resintió positivamente el “efecto” Wimberly: José Juan Aguilar bateó para .381, con diez carreras anotadas; “Cacao” confirmó su recuperación, al sonarle a la canica para .429, con dos palos de vuelta entera, cinco producidas y seis anotadas; Serrano conectó para .333, con un bambinazo, seis producidas y cuatro anotadas; aun Giménez, sin llegar a explotar (su porcentaje en la semana fue de .269, y sigue acumulando chocolates en cantidades desproporcionadas), la sacó dos veces en el “Fray Nano” y produjo seis anotaciones.

Pero… ¿no estamos exagerando al responsabilizar a un solo pelotero por los notables resultados? Creemos que no. Con Wimberly en base casi dos de cada tres turnos, la atención de la defensiva, sobre todo del pitcher y el cátcher, se fragmenta.

Con Wimberly anotando o produciendo, sin esa sensación de desesperante sequía que presionó a la parte superior del orden al bate durante los primeros dos meses de la campaña, el relajamiento ha permitido hacer los ajustes del caso.

El pitcheo abridor continuó respondiendo, y ahora que Negrín y Sneed apenas cumplieron, el brillo vino de parte de Jonathan Castellanos, quien el viernes labró una joya en Tijuana, tirando seis episodios de un imparable, con seis ponches y un par de pasaportes.

Y aunque el relevo intermedio falló en dos ocasiones frente a los pingos –incluido uno de los “carruseles” de Willie”-, los relevistas cortos esta vez sí dieron la cara, con el “Shito” Rodríguez pasando por un buen momento –efectividad de 1.68, con un triunfo y un descalabro en sus últimos cinco relevos- y el cerrador venezolano Pedro Rodríguez con una semana perfecta –en cuatro relevos, todos de una entrada, recibió únicamente un imparable, cedió un pasaporte y salvó dos partidos-.

Por otro lado, se cumplió nuestro vaticinio y la primera semana de Cory Snider como mánager de los Pericos fue de gatos negros. Los aún líderes del Sur fueron vencidos en casa tanto por Sultanes como por Broncos, en partidos en los que la clave estuvo en el derrumbe del pitcheo.

Al combinarse los descalabros poblanos con el buen momento melenudo, los Leones se han puesto apenas a dos juegos y medio del primer lugar, por lo que esta misma semana podría haber cambios en las posiciones sureñas.

Los Tigres, por su parte, pese a que han estado cambiando de refuerzos con más prontitud que de calcetines, se han mantenido a la expectativa, dos atrás de los nuestros y, por ende, a sólo cuatro y medio de los poblanos que hace apenas dos semanas parecían encaminarse a una fuga en solitario.

No todo fue miel sobre hojuelas en la semana melenuda, pues un problema circulatorio mandó “al hule” a Kevin Flores. Es probable que a ello se deba su baja de juego y, aunque esperemos su pronto restablecimiento, el asunto puede ser crónico y obligarlo a descansar más de las tres semanas que hasta ahora le han pronosticado.

Para solventar el problema, los Leones obtuvieron a préstamo al joven Diego Madero, un muchacho que ha tenido buenas actuaciones con los Vaqueros de la Laguna, aunque tal vez la decisión más acertada sería apostar por Kristian Delgado, quien además de estar demostrando un gran alcance en las paradas cortas, ha mostrado bastante atingencia ofensiva (batea para .328, con un cuadrangular, 12 producidas y 18 anotadas, números notables, sobre todo si consideramos que sólo ha iniciado como titular poco más de una docena de encuentros).

Le falta educar su brazo, sobre todo en jugadas comprometidas, pero eso, como todo, sólo lo logrará en actividad.

Los Leones regresan a casa para enfrentar sucesivamente a los Rieleros y a los Saraperos, mismas series que se replicarán en Aguascalientes y Saltillo la siguiente semana. Los del riel presumen tremenda ofensiva y ocupan la cuarta posición norteña, en tanto que los del sarape están intentando enderezar su temporada, pues van en la antesala del sótano, aunque vienen de barrer a los Delfines.

QUÉ RECIBIMIENTO TENDRÁ COREY

Lo que va a estar para disfrutarse será el recibimiento que seguramente brindará la fanaticada al queridísimo “Flow” cuando tome su primer turno de 2016 en el Kukulcán. ¡Bienvenido Corey!

Notas relacionadas

Escribe un comentario