Tucson.- El boxeador quintanarroense Miguel Berchelt resolvió esta noche sin mayor problema el tramite qque significó su quinta defensa del campeonato mundial súperpluma del CMB al noquear de nuevo, pero de manera más expedita y fácil, como se esperaba, al capitalino Francisco “Bandido” Vargas al que obligó a rendirse al término del sexto episodio de la pelea principal de la cartelera presentada esta noche aquí por Top Rank.

El triunfo de Berchelt ratifica el buen momento que atraviesa, aunque desde su segunda defensa no ha encarado a rivales de significativo peligro, y se reitera como uno de los mejores de la división en la que tiene más de un reto enfrente antes de pensar en invadir la división de los ligeros, donde está Vasyl Lomachenko, quien representa la posibilidad del pase al escaño más alto del boxeo y a una boveda llena de dinero.

Para el “Bandido”, su nueva derrota ante Berchelt es la oportunidad de irse con cierta dignidad, pues ofreció un esfuerzo decoroso o, de lo contrario, a partir de ahora, convertirse en “carne de cañón”.

Berchelt fue, como la lógica advertía, muy superior al “Bandido”, quien, sin embargo, a base de corazón logró adjudicarse al menos uno de los seis rounds que estuvieron en juego.

Vargas, por momentos estuvo haciendo una pelea interesante, en el terreno corto, el que le convenía y conectó a Berchelt, pero sin jamás lastimarlo.

Fue quizás el único error, por decirlo de alguna manera del campeón, quien seguramente sintió que la pegada de su ahora retador, al que destronó el 28 de enero de 2017, no le hacía gran daño y por ello lo consintió.

Finalmente, con su mayor velocidad de manos y de piernas, el de la Región 93 de Cancún pudo acomodarse y conectar con combinaciones bien practicadas al “Bandido” que poco a poco comenzó a evidenciar los resultados del castigo en su rostro que le habia jugado varias malas pasadas en el pasado, incluyendo el primer duelo contra Berchelt, en el que sus cejas no le ayudaron y terminaron explotando, incidiendo en el resultado de ese pleito que el caribeño ganó por nocaut técnico en 11 asaltos.

De lo mejor que el campeón hizo y hasta lució, fue su golpeo a las zonas blandas, especialmente al hígado del “Bandido” a quiem si bien no puso en la lona, si desfondó y socavó haciendo que esa fuera una de “las gotas que derramó el vaso”.

Berchelt tenía una clara, indiscutible ventaja al término del sexto episodio y Vargas no se veía, a simple vista, tan mal, tan lastimado.

Empero, su esquina, sorpresivamente, llamó al réferi Jay Nady y avisó que la pelea se detenía, sin precisar las causas, aunque es de inferirse que Vargas traía ya una lesión importante, o bien, el equipo en su conjunto entendió que no había nada más que hacer, menos aún que ganar y sí mucho que exponer si se arriesgaban a transitar la egunda mitad del combate.

Con el resultado, el púgil de la empresa Max Boxing  llegó a 37 peleas, de las que ha ganado 36, 32 antes del límite, con una sola derrota, mientras que Vargas se quedó con 29 pleitos, 25 de ellos gaados, 18 por nócaut, con dos empates y dos derrotas, ambas por nócaut y ambas aplicadas por el aún campeón del mundo Berchelt.

Vargas, en síntesis, no fue un rival de gran peligro para Berchelt, ante quien pudo conseguir la revancha pese a sólo haber hechos dos peleas en un par de años, la última de ellas, hace más de un año.

Ello, sin embargo no demerita el triunfo del cancunense, quien salió a hacer lo suyo y lo hizo bien, como seguramente lo habría hecho con un rival más calificado.

El actual es el momento del cancunense y debe de seguirlo aprovechando; mucho trabajo le ha costado a él y a su apoderado Mario Abraham.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here