Mérida.- Los Naranjeros de Oxkutzcab remaron contra la
corriente y “arrebataron” el triunfo, 4×2, a los Ases del Volante, en un emocionante segundo
juego de la doble jornada dominical en el campo “Nerio Torres Ortiz” del FUTV y
avanzaron a la Serie Final de su zona en el campeonato invernal de béisbol de
la Liga Naxón Zapata.

Los ruleteros estuvieron a un “stráic” del triunfo en el séptimo episodio, pero un error del derrotado Jorge Luis Graniel propicipo el empate. Con cuenta de 2-2, Graniel se equivocó y puso en bandeja de oro un lanzamiento a Rodrigo Alonzo que provocó empate de 2×2.

Temprano a las 10 de la mañana, los ruleteros triunfaron
11×9, en nueve episodios para completar el juego inconcluso de la semana anterior
en Cooperativa, comisaría de Oxkutzcab, y que fue suspendido a las 17.40 horas por
falta de visibilidad en la parte alta del noveno rollo, para igualar 1-1 la batalla.

El segundo encuentro, pactado a siete episodios por
acuerdo previo, se extendió a ocho actos y fue una filigrana de pitcheo por
ambos bandos, pero tuvo un momento de controversia por un aut polémico en una
jugada de regla mal aplicada por los ampáyers y protestada airadamente y de
mala manera por los ruleteros.

La directiva de la liga encabezada por Sergio Rubio
Ortiz, presente en el juego, acordó efectuar una junta el martes próximo para
tomar una decisión definitiva al respecto.

Sería lamentable que por “conveniencia política” se
favorezca a los Ases. Si se aplica correctamente el reglamento del béisbol
organizado, la razón pertenece a los Naranjeros y ellos ganaron legalmente.

Los Ases timbraron sus dos carreras en la cuarta
entrada. Jairo Balam abrió el ataque con sencillo, pero fue cazado en intento
de robo. Emilio Balam caminó gratis y avanzó a segunda base por lanzamiento
descontrolado.

Pedro León rodó la pelota al campo corto y Marcos Alonzo
tiró mal a la antesala para dar paso a la carrera de la quiniela. León llegó a
la intermedia. Isidro Rivera recibó base intencional y Eduardo Serna rodó a la
antesala, pero Juan Pablo Parra cometió mal tiro y propició la anotación de
León para el 2×0.

En la jugada, por regla le correspondía la tercera base
a Rivera y la segunda a Serna, pero en el camino de segunda a tercera, Rivera
chocó accidentalmente con el campo corto Alonzo y aquí ardió Troya.

Rivera anotó por decisión de los árbitros, pero no debió
hacerlo y los ampáyers en vez de conceder avances a la antesala y la intermedia,
cambiaron su veredicto marcaron aut por regla a Rivera y “explotaron” los
taxistas.

Hubo gritos y sombrerazos. Armando Espadas, coach del
FUTV, intentó agredir cobardemente a uno de los jueces y fue expulsado. Las
acciones estuvieron detenidas 18 minutos. Prevaleció el aut por regla indebidamente
marcado.

Los Naranjeros, maniatados durante seis episodios a un
imparable por el abridor José Apolinar, despertaron de su letargo y nivelaron
las aguas 2×2 en el fatídico séptimo capítulo con un aut.

Josué Burgos y Carlos “Cahueto” Pacho ligaron sencillos
y tras ponche a Andrés Aké para el segundo tercio, Rodrigo Alonzo siguió con
línea tendida al bosque izquierdo que mandó a los dos corredores a la
registradora. 
En el octavo rollo, los citricultores se embolsaron el
triunfo a costillas de Graniel, un lanzallamas con
disparos de 90 millas, pero descontrolado.

Eduardo Espinosa dio la voz de ataque con sencillo, Luis
Espinosa lo avanzó con toque-sacrificio y después de que Marcos Alonzo fue
dominado, Parra se vistió de héroe con incogible productor.  Burgos bateó rodado difícil a segunda base que
pifió Randy Irigoyen y Parra anotó.

Roberto Espinosa Acea, el “caballo de batalla” de los
sureños, se mantuvo todo el camino para llevarse merecida victoria. Lanzó joya
de dos inatrapables, dos carreras sucias, tres boletos, golpeó a dos y recetó
nueve ponches.

Apolinar estuvo soberbio en la loma. Lanzó cuatro giros
perfectos y Pacho rompió su joya con sencillo en el quinto acto. En seis
entradas un tercio toleró tres incogibles, dos carreras limpias, sin boletos y
11 ponches. Hizo 84 lanzamientos. No debió salir.

Si Rubio Ortiz no se “acobarda” y cambia el resultado,
los Naranjeros recibirán en el recién remodelado campo “Julio Matos Escobedo” de
Oxkutzcab, a los Artesanos de Ticul que tras ir perdiendo, vinieron de atrás en la octava entrada con un jonrón plenario que les permitió “voltear la tortilla” y vencer en su casa a los Diablos de Muna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here