Hollywood, Florida.- El experimentado “aguafiestas” mexicano, Silverio “Chamaco” Ortiz dio una vez más muestra de su oficio y su nada ortodoxo boxeo, que es un rompecabezas para cualquiera, al darle bastante qué hacer al ascendente boricua Derrieck Cuevas, quien con su juventud, fortaleza y dura pegada logró vencerlo por decisión unánime, aunque algo complicada, anoche en el Seminole Casino de esta ciudad.

El originario de la localidad maya de Chicxulub, provincia de Yucatán llegó precedido de una fama de quitarle la etiqueta de invicto a varios prospectos como Cuevas, quien con sus facultades y dura pegada evitó pasar a esa lista.

Cuevas, ahora 18-0-1 con 14 kos, quiso y por momentos pareció que podría poner fuera de combate al veteranazo yucateco, pero el colmillo de éste, que rasgaba la lona del ring, lo mantuvo en el combate y en su propósito de llegar al menos a los 10 episodios.

En el tercer round, una veloz combinación, culminada con un gancho de izquierda a la cabeza puso en el tapiz a Ortiz, quien valiente y en aparente mal estado (sabe fingirlo, para dejar que su rival se confíe al tratar de rematarlo, para agarrarlo de sorpresa) se levantó para dar batalla y espectáculo.

En vez de rehuir el pleito, Ortiz, luego de tomarse una pausa y abrazar al boricua, se enfrascó en una “orgía de putazos” de la que parecía saldría mal y listo para oir los 10 segundos, pero logró hacer retroceder a Cuevas, quien al ver que no lo podría tumbar o noquear, prefirió boxear y asegurar el round ya ganado.

A partir de entonces, el estilo “inteligentemente cavernícola” del “Chamaco, que sabe y sabe muy bien tirar golpes desde los ángulos y desde las circunstancias menos esperadas, puso a pensar al de la “Isla del Encanto”, quien sin dejar de sumar puntos,  apeló a toda su inteligencia para seguir al frente y asegurar el triunfo. El nócaut seguía siendo opción, mas no prioridad.

En el sexto, el réferi le descontó un punto al norteamericano, que sumado a su caída del tercero marcaron la claridad en la diferencia en las tarjetas.

Las puntuaciones fueron 95-93, 96-92 y una alejada de la realidad de 98-90. Todas para el boricua, quien fue aplaudido, y también felicitado por Ortiz, que a su vez fue reconocido por el isleño y por el público, que si bien le dio una ovación a los dos, dio un énfasis especial a sus vítores para el yucateco, que al llegar a su pelea 60 en 18 años de carrera quedó con marca de 37-23-0 con 18 kos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here