Con Información de “Cancha”.

Monterrey.- Alfredo Aceves es de aquellos que no entienden, o no quieren entender.

Cuando su suspensión por el resto de la temporada del año pasado por agredir al umpire Demián Hernández aún está caliente en el ánimo de los Sultanes de Monterrey y en su propia cartera, “El Patón” Aceves confirmó hoy que no tiene capacidad de autocontrol y evidenció porqué no hizo huesos viejos en las Ligas Mayores cuaando tenía todo para ello.

Al igual que aquel 20 de junio de 2015, cuando cabeceó al umpire, esta noche, cuando parecía que ya entendía de qué se trata el el béisbol profesional, su explosivo carácter traicionó de nuevo a Aceves, al escenificar un pleito con su compañero y cátcher Luis Juárez, durante el juego que sus Sultanes perdieron 2×7 ante los Toros de Tijuana.

DEL DIAMANTE AL DUGOUT…Y DE ALLÍ, AL HOSPITAL

Aceves tuvo un desacuerdo con Juárez, al término del cuarto inning y luego de ello, la discusión subió de tono en la caseta de Monterrey (qué bueno que no fue en el campo), hasta llegar a los golpes.

“De pilón”, el lanzador ex ligamayorista salió con la peor parte, pues en el pleito sufrió una herida arriba del labio que le produjo un sangrado abundante, por lo que fue llevado a un hospital de “regiópolis” para que lo suturaran.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here