México.- El director general de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), Alfredo Castillo Cervantes dio el paso que ninguno de sus antecesores se atrevió a dar y le ha pueesto ya la bota encima al sempiterno presidente de la Federación Mexicana de Boxeo Amateur (FMB) Ricardo Contreras, cuyo tránsito de 23 años al frente del organismo ha sido por demás perjudicial para la que fuera la disciplina que más medallas le había dado a este país.

Castillo Cervantes, hombre de todas las confianzas y simpatías del presidente Enrique Peña Nieto,  instruyó el inicio del procedimiento para revocar el registro de la Federación Mexicana de Boxeo (FMB), debido a que se encontraron irregularidades en su documentación.
 
ESPN informó que en el marco de la revisión que la Conade lleva a cabo de las federaciones, a petición de la Codeme, detectó inconsistencias en el Registro Nacional de Cultura Física y Deporte (Renade) por parte de la agrupación, la cual dirige desde hace 23 años Ricardo Contreras.

Castillo Cervantes recalcó que las federaciones son revisadas tanto en sus estatutos como en el ejercicio de los recursos, como lo marca y establece la ley.

Además recordó que desde el inicio de su administración, una de sus tareas es vigilar que los recursos del Estado beneficien en forma directa al deporte y a los atletas.

Asimismo, mantiene su política de transparencia en la rendición de cuentas, ya que considera que todo capital entregado a las federaciones debe ser para la preparación y necesidades de los deportistas, prioridad del Estado Mexicano, y no para los dirigentes. 

Ricardo Contreras es responsable del peor período del boxeo amateur mexicano que llegó a ser el depote más representativo de esta nación en todo el mundo amateur al, por años de años, llevar la punta de las medallas con 12. Ese liderato se vio opacado en Londres 2012 por la disciplina de clavados que rebasó esa cifra.

En los 23 años que lleva al frente de la FMB, Contreras, a través de su gestión, solo ha redituado una medalla a México, y de bronce, en la persona de Cristian Bejarano en Sydney 2000.

Ha sido señalado reiteradamente de manejos obscuros que favorecen a boxeadores que no merecen sitios protagónicos para competencias internacionales, entre ellas los Juegos Olímpicos a los que asisten normalmente púgiles del centro del país o norteños.

En cuanto a Yucatán, su influencia radicó en la inamovilidad durante más de 20 años de José del Pilar Campos Santana (quepd) al frente de la Asociación de Boxeo Amateur (ABAY), donde el singular dirigente hizo huesos viejos, pero con virtualmente nulos resultados para la fistiana de esta entidad.

Uno de los boxeadores yucatecos que aspiró a cosas grandes, grandes en verdad, Elías Espadas, fue bloqueado para la cita londinense de 2012, y tras hacérsela cansada, Elías optó, como muchos otros púgiles mexicanos, pasar al profesionalismo, donde ahora brilla.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here