Adiós entre mariachis y llanto al “Chino” Celis

“Rudy” López encabezó a la familia boxística en el sepelio

Cancún.- Un adiós por demás emotivo rindieron sus familiares y la familia boxística cancunense, encabezada por el ex campeón mundial pluma del CMB, Rodolfo Omar López Romero, mejor conocido como Rodolfo “Rudy” López, al ex manejador cozumeleño, Don Ladislao “Chino” Celis Argumedo, al ser depositado su cuerpo este domingo en una bóveda del Panteón Municipal de Los Olivos de esta ciudad.

Luego del fallecimiento del orfebre de la toalla y la esquina el viernes pasado en un hospital público de esta ciudad, su cuerpo fue velado en la Funeraria Municipal de Benito Juárez (nombre oficial de Cancún), donde boxeadores, así como amigos acompañaron y ofrecieron el pésame a las personas cercanas de este emblemático entrenador, quien construyó una duradera carrera como manehador.

El “Chino” Célis fue uno de los pocos mánagers que daba oportunidad a los jóvenes benitojuarenses para alejarlos de los vicios; de su “camada” de pugilistas destacaron dos campeones del mundo: Rodolfo “Rudy” López y Miguel Ángel “Alacrán” Berchelt.

El sepelio ocurrió esta mañana dominical en la que el entrenador y manejador fue sepultado con uno de sus trofeos más queridos: Un “Cinturón de Oro”, que le fue otorgado por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), en reconocimiento a su larga trayectoria como hombre de la esquina.

Varias anécdotas y recuerdos recordaron los presentes durante el cortejo fúnebre, que reunió a centenares de personas; la procesión inició en punto de las 11:00 horas, el recorrido comenzó con aplausos y conforme avanzó, se fueron sumando más y más personas para acompañarlo a la que sería su última morada.

Reconocidas figuras del mundo boxístico, deportistas, mánagers, familiares y amigos se dieron cita en el recinto municipal para ofrecer mensajes y despedir al maestro y amigo.

Cabe recordar que la noche del sábado fue oficiada la tradicional misa de cuerpo presente, a la que asistieron cientos de personas.

Ayer, después del tradicional rezo funerario, comenzó el mariachi a interpretar temas musicales como “Mi Viejo”, “Cielito Lindo” y las tradicionales “Golondrinas”, entre otras que se entonaron en la triste despedida, acompañada de lamentos y llantos de los asistentes.

Notas relacionadas

Escribe un comentario