Mérida.- En un final que todos, a excepción suya y su esquina hubiera deseado fuera opuesto, el coahuilense David “Flash” Martínez paró en seco y acabó con el invicto del yucateco William Puch, cuyas imitaciones técnicas afloraron para que terminase siendo espantosamente noqueado en el pleito estelar de la velada promovida esta noche aquí por A&T y Max Boxing.

Unas mil personas vieron caer, como si fuera en cámara lenta (en realidad fue en un santiamén), al jovencito de Cacalchén, quien electrificado, cual si estuviera ejerciendo su profesión de Ingeniero Electromecánico, aporreó su cuerpo en el centro del ring, quedando tendido como crucificado.

Con las piernas abiertas y los brazos extendidos, Puch supo por vez primera lo que era visitar el tapiz y aunque no del todo privado de la conciencia, quiso levantarse, lo cual suponía una misión imposible.

Extenuado por el esfuerzo de los ocho rounds y pico previos de pelea sin cesar, “Puchito” hizo un esfuerzo supremo y aunque lo “medio logró”, se volvió a derrumbar quedando tirado con el cuerpo sobre su costado (de canto), para que el referi Miguel Canul no terminase los 10 segundos y lo decretase nócaut.

Puch, que a parecer nuestro iba ganado la pelea por un solo punto al final del octavo episdio, pero iba perdiendo el noveno, pecó de macho al incorprarse de nuevo, sólo para desvanecerse dramáticamente en los brazos de Canul dando rienda suelta al drama.

Entonces se armó “un show”, porque la esquina no atinaba a poner bien el banquillo y cuando la comisión, encabezada por su presidente, Santiago Basto Mejía ingresó al ring, optó por bajarlo del asiento, acostarlo en la lona y darle los primeros auxilios.

Maravillosamente bien se vieron los doctores, encabezados por Basto Mejía y Mario Vega, que incluso tuvieron que darle oxígeno a traves de una mascarilla al pequeño gladiador de Cacalchén, cuya carrera no sabemos que rumbo vaya a tomar ahora, aunque hacemos votos y creemos que puede continuar pese a lo aparatoso de su forma de perder.

Fueron alrededor de 10 los minutos en los que la gente no sabía a ciencia cierta qué sucedía, pero a final de cuentas, Puch pudo levantarse, saludar y reconocer a Martínez.

El tiempo oficial fue de 2:47 minutos del 9o round, para que Puch sufriera su primer revés en 16 peleas, con 15 triunfos, siete de ellos por la vía rápida. Su rival mejoró a 8-3-1 con 4 kos.

Antes del desenlace, ambos sostenían una pelea muy cerrada de constante intercambio de golpes en la que Martínez comenzó viéndose mejor al haber estremecido en dos ocasiones y casi tumbado en una a Puch en el mismísimo primer round.

Empero, el yucateco, fiel a su temperamento, buscó la pelea e insistente se pegó al cuerpo de su más alto y de mayor alcance desafiante, quien varias veces lo conectó al contragolpe.

Puch pareció comenzar a dominar el pleito a la altura del cuarto asalto, pero Martínez fue reduciendo distancias hasta que el duelo se volvió muy parejo.

Y así, justo cuando el final estaba a la vuelta de la esquina, el “Flash” lo desmanteló con ese golpe perfecto, por lo contundente, preciso y, sobre todo, oportuno.

Antes, en el octavo, Puch se fue a la lona, pero por un resbalón que fue muy bien señalado por el réferi Miguel Canul.

“Puchito” segumente descansará en los próximos meses y tras refelxionar y hablar con su apoderado, Mario Abraham, seguramente tomará decisiones fuertes, entre ellas, un cambio de esquina, si es que quiere volver y avanzar.

Le fue muy bien con boxeadores de la zona, pero a partir de su pasada pelea con el capitalino Sergio”Checo” Mejía, evidenció dificultades para salir adelante y hoy, ni que decir.

Adolece de técnica defensiva, cuando entra a atacar no puede controlar su fogosidad y es tal su deseo de golpear que se queda parado en el mismo sitio recibiendo, con tal de impactar.

Baja las manos en momentos diversos, como se lo señalamos a su matchmaker el “Famoso” Puga en el sexto episodio, lo que propició su revés minuto después y no tiene idea de atacar, pues buena parte de su esfuerzo lo concentró en buscar la cabeza, lo que por la altura de su rival era un objetivo más complicado.

Si hubiera buscado el golpeo abajo, se habría desgastado menos, hubiera hecho más daño y socavado la condición del coahuilense…..¡¡¡Ya ni llorar es bueno!!!

“EL VENADO” REAPARECIÓ CON KOT

En la semifinal, el peso semicompleto yucateco Manuel “Venado” Ceballos noqueó, viéndose muy superior, al colmilludo sonorense, Gustavo Octavio Castro, al que tumbó en su propia esquina, donde se rindió para no seguir peleando. La pelea fue pactada a 10 rondas.

Castro, de rodillas, “groggy”, y con un tremendo ojal ya en la ceja derecha, prefirió claudicar para que el réferi José Matos detuviese las acciones y el nocaut técnico fuese decretado.

“EL PERRÓN” Y EL “TEJÓN” VUELVEN AL CAMINO DE LA VICTORIA

En otro duelo, el wélter Darwin “Perrón” Berrón regresó a la senda del triunfo tras perder el invicto y venció por kot también al chiapaneco Audel Jiménez a los 37 segundos de tercer episodio, luego de haberlo tumbado. La pelea fue acordada a ocho campanillazos.

Berrón se vio bien tras su reciente “traspié”, pero cierto es también que su rival solo lo fue de nombre, lo que es válido y comprensible para un boxeador prometedor que busca recomponer el camino.

El chiapaneco Jiménez, esó sí, ofreció cierta resistencia, fue valiente e incluso se levantó tras ser derribado, para poco después ser declarado vencido ante el yucateco que tiene una magnífica estampa y que sigue siendo una esperanza.

Asimismo, a ocho vueltas, el súpermosca vallisoletano, Roque “Tejón” Méx, rompió una racha de tres derrotas y noqueó al duro chiapaneco José Morales al 1:40 del quinto, tras desfondarlo con golpes a los bajos.

A esa misma distancia, el súpergallo cubano Jorge Romero derribó en cuatro ocasiones al sonorense Jorge Tamayo antes de derrotarlo por nócaut técnico a los 2:21 del segundo episodio.

En otro combate, el yucateco Javier “Rapidito” Vera y el campechano Armando Merchant empataron en una muy emotiva y trepidante pelea pactada a seis rounds en peso minimosca.

Ambos se llevaron miles de aplausos de los asistentes que los ovacionaron y vitorearon con todo al final de su demostración de condición física y valentía.

En peso gallo, el yucateco Néstor “Chino” López noqueó (técnico) al 1:51 del 3o al campechano Ricardo Landeros.

En la primera de la velada, el peso ligero vallisoletano Iván Rosado lució enormidades y dejó sentado en su banquillo al también yucateco Daniel “Anaconda” Barrera al inicio del tercero, para que el réferi David Silva decretase el nocaut efectivo.

El de la “Sultana del Oriente” mostró una gran forma, tiene una estampa estética y muy buena altura para su división y, además, es un zurdo que luce.

El Xix.

1.- Las empresas promotoras tuvieron el acierto de contratar a la gran voz del boxeo ucteco, Ricardo Kim Yuh, quien como siempre animó el evento y fue magníficamente bien rcibido por los fans.

2.- Reiteramos: Gran trabajo de la Comisión de Boxeo de Mérida (CBM), no sólo en lo técnico, sino principalmente en los médico; es un gran cuerpo de facultativos.

3.- En el acto andaba el “hombre fuerte” del CMB en la península, José Manzur, quien acompañado de uno de sus hijos recibía felicitaciones por su cumpleaños, a las que nosotros también nos sumamos.

4.- Lástima que la transmisión televisiva no incluyó la pelea del “Venado”, Manuel Ceballos, uno de los dos estelarstas, y la principal carta en esta función de A&T, una de las dos empresas que la promovieron.

5.- Gran sabor de boca el que nos dejó el chamaco de Max Boxing Iván Rosado, uno más de los taleentos producidos por Valladolid que esperemos no se quede en el camino como sucedió con muchos otros que prometieron mucho y “nomás” no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here