A 100 años de Nelson Mandela

El ex peso completo y padre de la nueva patria sudafricana nació un día como hoy de 1918

Johannesburgo.- El mundo recuerda hoy al gran líder y símbolo perpetuo de la constante, pero siempre falible lucha humana por la libertad y la igualdad, Nelson Rolihlahla Mandela, al cumplirse el primer centenario de su nacimiento.

Mandela, luchador social, presidente del Congreso Nacional Africano, preso por motivos políticos durante más de 30 años (27 consecutivos) y, finalmente, presidente de Sudáfrica, fue también boxeador y militó en la división de los completos, en la que su país ha tenido campeones mundiales formales. 

“Madiba”, como es conocido el padre de la patria sudafricana, fue practicante de una lucha tradicional de los sudafricanos con una especie de palos de bambú, similar al kendo asiático, de la cual dio el brinco hacia otra disciplina de contacto, la más famosa de ese género: el boxeo.
 
Así, en 1950, el ya luchador social en ciernes, empezó a luchar sobre el ring en un gimnasio en Johannesburgo, como lo contó en su autobiografía “Long Walk to Freedom” (La Larga Caminata hacia la Libertad).
 
El gimnasio que abrió las puertas a Mandela fue el Donaldson Orlando Community Centre, un lugar donde carecían de lo básico para practicar el deporte, según él mismo cuenta:
 
“No teníamos ring y entrenábamos sobre cemento, lo cual era peligroso cuando un boxeador era noqueado. Sólo teníamos un costal y unos cuantos pares de guantes. No teníamos medicina ni peras fijas, tampoco shorts, ni botas adecuadas y tampoco protectores bucales”, comentó en su oportunidad.
 
“Mandiba” (nombre con el que también eran identificados los patriarcas de las tribus de esa región de África), lejos de ver al boxeo como un deporte violento, lo veía como un arte, una ciencia.
 
“No me gusta la violencia del boxeo, tanto como la ciencia que guarda. Estaba intrigado por cómo se mueve el cuerpo para protegerse a sí mismo, cómo se utiliza una estrategia, tanto para atacar y retirarse, cómo toma ritmo en una pelea”, señaló en una entrevista sobre el tema.
 
Nelson Mandela, nunca dejó de ser alguien que pensaba en la igualdad entre seres humanos, eso demuestra cuando reflexionaba sobre el boxeo.
 
“El boxeo es igualitario. En el ring, rango, edad, color, y riqueza son irrelevantes. Cuando estás enfrente de tu oponente, cuando estudias sus puntos fuertes y débiles, no piensas en su color o estatus social”.
 
Honesto, el líder sudafricano explicó también el porqué no destacó en el deporte de los golpes.
 
“Yo no era un destacado boxeador. Pertenecía a la división de los pesos pesados y no tenía el suficiente poder para compensar mi falta de velocidad, ni la velocidad para compensar mi falta de poder”, confesó.
 
Nelson Mandela recibió reconocimientos de todas partes, y el boxeo no podía quedar a un lado. El Consejo Mundial de Boxeo lo nombró “Rey de la Igualdad Humana” el 1 de abril de 2013.
 
El personal de península deportiva tuvo la oportunidad de conocerlo la noche del 11 de julio de 2010 en el entonces llamado estadio “Soccer City” de Johanesburgo, adyacente a la localidad de Soweto y allí constatamos el fervor que generaba entre propios y extraños en un inmueble lleno por 95 mil personas.
 
En el Museo del Apartheid, hay una serie de fotos que lo muestran en su etapa de boxeador, pero está más que estrictamente prohibido reproducirlas con cámaras u otros dispositivos.
 
Mandela fue boxeador, como también lo fue el dictador carnicero, caníbal, también africano, de Uganda, Idí Amín, pero ambos estaban en lados opuestos del ring de la vida y la humanidad.
 
Amín fue tan solo campeón pesado de Uganda durante varios años y Mandela lo es y siempre lo será de la humanidad.
 
Recordemos a quien un día como hoy de hace 100 años nació y peleó sobre el ring, pero tuvo sus batallas más fuertes abajo de la tarima ganando el campeonato mundial de las causas justas y la igualdad. Que siga descansando en Paz.
 

Notas relacionadas

Escribe un comentario